Jueves 23 DE Noviembre DE 2017
Opinión

Gente pasiva y obediente

Limitar estrictamente el espectro de la opinión aceptable. 

— Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

“La forma inteligente de mantener a la gente pasiva y obediente es limitar estrictamente el espectro de la opinión aceptable; pero permitir un debate muy animado dentro de ese espectro”, escribió N. Chomsky.

No es aventurado decir que Chomsky es uno de los pensadores colectivistas más relevantes de la actualidad.

Vivimos en tiempos en los cuales el espectro de lo que es aceptable en términos de opinión es restringido rápidamente. Vaya alguien a opinar que la frase María chula no es racista; o que no se necesita de un dios para ser buena persona. Vaya alguien a opinar que es necesario distinguir entre el feminismo y el feminazismo; o que no hay tal cosa como “derechos” para grupos específicos de carácter étnico, o sexual por mencionar dos. Vaya alguien a opinar que ciertos grupos son cargas sociales cuando consiguen, para sí, que la ley expolie a otros grupos. Ha habido intentos por prohibir que se cuestione el supuesto genocidio en Guatemala; y el atrevimiento de cuestionar los resultados y la legitimidad de la CICIG es castigado con acusaciones de corrupción y cosas peores. Al que cuestione que el cambio climático sea antropogénico, no le va mejor; como no le va mejor a quien sospeche que no hay diferencia entre los extorsionistas y los funcionarios que piden mordidas.

Cuando el pelotón de intoxicadores en las redes sociales y los medios masivos de comunicación se dispone a limitar las opiniones aceptables; y –peor aún– cuando desde el poder gubernamental y la legislación es limitado el espectro de la opinión aceptable, no es casualidad. Es parte de la fórmula de control que Chomsky ha
identificado.

La otra parte, la del debate animado, no es menos importante. La gente debe tener la impresión de que puede comentar y hasta discutir de cualquier tema, siempre que no ofenda a los que se ofenden. Así es como el “establishment” mantiene a la gente pasiva y obediente.

Es un poco como el episodio “Nosedive” de la serie “Black Mirror”. Quien no se mantiene dentro de los límites opinables aprobados por el “establishment” es linchado virtualmente, e incluso puede ser perseguido judicialmente. luisfi61.com