Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

¿Dónde está escondido Sinibaldi?

Lo doloroso es ser tan famoso en la propia tierra por el motivo réprobo.

 

— Méndez Vides
Más noticias que te pueden interesar

El chapín más perseguido del país es Alejandro Sinibaldi, el político que se hizo famoso como articulador de la corrupción descarada. No tenía empacho en dar la cara al pedir comisiones, así como expuso su retrato por toda la ciudad cuando quería ser alcalde. Realizó una campaña millonaria que lo disparó, y estuvo próximo a ganar, hasta cuando sus estrategas lo anunciaron al lado del candidato presidencial Otto Pérez Molina, quien, creyéndose ganador virtual, apareció recomendando a su cachorro para que país y capital aplicaran parejo el cobro de comisiones. La población rechazó el triunfalismo, y desconfiaron de quien se daba el lujo de endosar el voto. El alza de preferencia se detuvo en las últimas semanas, antes de los comicios, y se revirtió la tendencia. A Sinibaldi le ocurrió lo de Baldizón, que del primero pasó a tercero. ¿Qué hubiera sucedido con la capital de funcionar la inmensa campaña publicitaria?

Se derrumbó el mito de que gana quien más gasta en publicidad. Ahora sabemos que bastaría con que los medios de comunicación informaran sobre los planes de los diferentes candidatos, sin tomar partido, para exponer los proyectos y confiar en el escrutinio nacional. Las gigantescas campañas electorales son fuente de corrupción.

¿Dónde estará escondido el flamante exministro de las carreteras lunares? La murmuración callejera es inusitada. Hay apuestas según dónde se le encontrará o de cuánto tiempo requerirán Guatemala y sus aliados internacionales para dar con él. Algunos opinan que está en el país, pero no lo creo conociendo nuestra tendencia a la traición, porque ya lo habrían delatado. Otros dicen que está en Estados Unidos, junto a compinches que nadie entiende bajo qué colcha súper poderosa se cobijan. Algunos argumentan que está en Italia, donde podría ampararse bajo la moral social de quienes aman a Berlusconi. Y hay fotos circulando que lo muestran barbado orando en Nepal o en algún convento perdido en el Himalaya.

No importa dónde se esconda, ni si emplea otra identidad o se ha operado las facciones, porque lo doloroso es ser tan famoso en la propia tierra por el motivo réprobo. Ahora bien, Sinibaldi servirá de ejemplo para las nuevas generaciones, para no prestarse a dar ni recibir comisiones, porque todo lo que sube muy rápido, baja tarde o temprano y se estrella. A quien pida en el futuro comisiones, la gente lo llamará Sinibaldi.

Etiquetas: