Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Sobre la imprescindible ley antimonopolios

“Se prohíben los monopolios y privilegios. El Estado limitará el funcionamiento de empresas que absorban la producción en perjuicio de la economía nacional”. (Artículo 130 constitucional).

 

— Edgar Balsells
Más noticias que te pueden interesar

El día de ayer se presentó en un Hotel capitalino la edición 20 de la Revista Análisis de la Realidad Nacional de IPNUSAC. La misma va acompañada del artículo de este escribiente con el título “Los poderes corporativos y la Ley de Competencia”.

Se trata de un estudio de la iniciativa de ley 5074 que está ya agendada para su tercera lectura, y que enciende las luces amarillas y rojas sobre una andanada de enmiendas interesadas interpuestas por la Comisión de Economía actual de dicho Congreso.

Mediante entrevistas e investigación periodística podemos concluir que tales enmiendas no son más que producto de la cooptación del Estado que, de no corregirse, seguiremos careciendo de medidas preventivas que impidan que por aquí todo se judicialice y que la gente espere hasta que la CICIG y la FECI vayan por quienes infringen la ley. Eso sencillamente es imposible porque en cualquier parte del mundo debe imponerse la regulación y el control.

Las enmiendas planteadas son inadmisibles, por ejemplo hay una que prescribe el indulto presidencial si al terminarse el complejo proceso de amonestar a una empresa que abuse del mercado y de los competidores, el Señor Presidente, como le siguen diciendo por aquí, llega a considerar, por sus propias pistolas, que la presencia de tal conglomerado es conveniente para el país.

Otra de las enmiendas plantea que sea la propia Junta Monetaria, organismo este que aglutina a los representantes corporativos más dilectos del entorno, la que presida la postulación de los más “idóneos”, para ir a ocupar los altos puestos de la Superintendencia de Competencia. Ello apunta a colusión.

Las enmiendas bien demuestran que nuestras élites, y principalmente los personajes que controlan la Comisión de Economía del Congreso no aprenden de este mundo globalizado, a pesar de que en su tiempo libre, que es mayor al que le dedican al recinto legislativo, se la pasan empujando transacciones globalizadas, legalizando marcas y patentes, empujando fusiones y adquisiciones de empresas, al amparo de complejas regulaciones que se observan en el mundo globalizado.

Por ejemplo, mientras el artículo de la revista estaba en proceso de confección, elPeriódico publicó las operaciones planificadas en el Ecuador por parte del poderoso grupo chapín Multiinversiones de la familia Gutiérrez-Bosch, quienes se encuentran armando la adquisición del conglomerado ecuatoriano Pronaca, con un giro de negocios vinculado a los productos cárnicos y la comida para mascotas.

En dicho país, de imperio constitucional transformador, y con grandes avances en el plano regulatorio y social, los Gutiérrez deben pasar nada más y nada menos que por el escrutinio de la denominada Superintendencia de control del poder del mercado, nombre este que refleja el importante papel de una entidad que debe tener los dientes suficientes para prevenir secuestros anticompetitivos de la demanda de cualquier bien.

El artículo concluye que debemos ser muy celosos de una agenda pública y de asuntos del interés colectivo, sin subordinarse a la esfera privada monopolista, y acude a pensadores como Antonio Gimbernat, un teórico de la democracia, quien afirma que nuestra era está permeada por grandes actores económicos que han logrado ocupar el espacio asignado a políticos, sin mediaciones, y se han erigido en representantes de sus propios intereses.

La iniciativa de marras, simplemente no debe ser tocada por enmiendas interesadas, y debe ser aprobada en su sentido original, siendo que pasó por diversos expertajes internacionales y es una ley que resulta fundamental para transparentar el mercado y abaratar los futuros contratos estatales, en temas tan humanos como la adquisición de medicamentos y equipo médico quirúrgico.

Etiquetas: