Sábado 18 DE Noviembre DE 2017
Opinión

Postuladoras de candidatos a magistrados

La ejecutoria de la primera postuladora fue aplaudida.

 

— MARIO FUENTES DESTARAC
Más noticias que te pueden interesar

Mediante el Decreto Ley 30-83 (Ley Orgánica del Tribunal Supremo Electoral), se creó el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que debía integrarse con cinco magistrados propietarios y cinco suplentes seleccionados por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de un nómina de 20 candidatos elaborada por una Comisión de Postulación integrada por el Rector de la Usac, un representante designado por la Asamblea de Presidentes de los Colegios Profesionales y por los Decanos de Ciencias Políticas y Sociales de las universidades. Esta fue la primera Comisión de Postulación, cuya finalidad fue fungir como un tamiz en el proceso de elección de magistrados. Su ejecutoria fue reconocida y aplaudida.

La Comisión de Postulación de candidatos a magistrados del TSE se mantuvo en la Ley Electoral y de Partidos Políticos de 1985, pero con la siguiente integración: El Rector de la Usac, un representante de los rectores de las universidades privadas, el Decano de Derecho de la Usac, un representante de los Decanos de Derecho de las universidades privadas y un representante del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG).

En la Constitución de 1985 se crearon dos postuladoras de candidatos a magistrados. Una postuladora específica que debía elaborar una nómina de 30 candidatos a magistrados de la CSJ, integrada por los Decanos de Derecho, un número equivalente de miembros electos por el CANG y un representante del Organismo Judicial (OJ) nombrado por la CSJ, de la cual el Congreso debía elegir a cinco de los nueve magistrados de la CSJ. Los otros cuatro magistrados de la CSJ debían ser electos por el Congreso directamente. La otra postuladora era la CSJ que debía elaborar una nómina de candidatos a magistrados de la Corte de Apelaciones (CA), cuyo número debía ser el doble de magistrados a elegir por el Congreso.

Dada la grave politización del OJ, en la reforma constitucional ratificada en la consulta popular celebrada el 30 de enero de 1994, se incorporó en la Constitución que la Comisión de Postulación de candidatos a magistrados de la CSJ (integrada por un representante de los rectores, los Decanos de Derecho, un número equivalente de magistrados de la CA y un número equivalente de representantes del CANG) debía elaborar una nómina de candidatos equivalente al doble del número de magistrados (13) a elegir, en tanto que se sustituyó a la CSJ como postuladora de candidatos a magistrados de la CA, por una Comisión de Postulación integrada por un representante de los rectores, los Decanos de Derecho, un número equivalente de representantes del CANG y un número equivalente de magistrados de la CSJ. Asimismo, se creó una Comisión de Postulación de candidatos a Fiscal General de la República (FGR), integrada por el Presidente de la CSJ, los Decanos de Derecho y los Presidentes de la Junta Directiva y del Tribunal de Honor del CANG.

En el proyecto de reforma constitucional que se está discutiendo en el Congreso, se propone que el Consejo Nacional de Justicia (CSJ), integrado por diez miembros (en su mayoría representantes y designados por magistrados y jueces), sea la postuladora de candidatos a magistrados de la CSJ. Asimismo, se propone que la CSJ y el Congreso sean las postuladoras de candidatos a FGR, entre los cuales el Presidente de la República debe elegir al FGR.

De suerte que la postulación de candidatos a magistrados de la CSJ y a FGR se mantiene (no se elimina) en la propuesta reformista, aunque las postuladoras se sustituyen unas por otras. Es decir que el tamiz se sigue reconociendo como indispensable, aunque, en mi opinión, lo fundamental es que los candidatos sean seleccionados por oposición, o sea con base en méritos, tal y como lo establece la Constitución.