Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Mitos de la IED

Construir una economía para la vida y el bienestar común, esa es la apuesta estratégica.

 

— Franco Martínez Mont
Más noticias que te pueden interesar

La economía del país se sostiene por remesas familiares (trumpismo a la caza de migrantes, sellando fronteras en Triángulo Norte), agroindustria (monocultivos transgénicos) y turismo (monopolio hotelero). Según el Banguat, las ramas de actividades del PIB para 2017 son: a) bienes: agricultura, industria manufacturera, electricidad y agua, y construcción (Caso CIV-Sinibaldi); b) servicios: comercio, transporte, administración pública y defensa (opacidad en obra pública).

Esto confirma la contraofensiva de las oligarquías locales/capital transnacional en el Ejecutivo (aprobación de licencias de explotación desde el MEM, silenciamiento del MARN, condonación de deudas al fisco a “honorables” empresarios y adjudicación onerosa en CODEDES), en el Congreso (Ley de Empleo, Convenio 175 de OIT, Simplificación Tributaria y Salarios Diferenciados), y en el Judicial (reautorización de la CC para operación de hidroeléctricas y minas), los alfiles patronales van ahora por la recaptura del MP, de la supracorte celestial y ¿PDH y CGCN son independientes?

En síntesis, tenemos una estructura económica anacrónica y disfuncional (sumisa ante el comercio internacional), la industrialización capitalista es una utopía (relaciones laborales semiesclavistas y semifeudales), la economía doméstica es artesanal (desmantelamiento de la empresarialidad pública), el modelo de acumulación extractivista y energético produce desigualdad, exclusión y violencia (despojo legal/legítimo de los territorios ancestrales bajo la Guía para la Consulta a los Pueblos Indígenas, un retorcimiento jurídico-corporativista a los postulados del Convenio 169 de la OIT).

Por ello, la IED es una retórica neoliberal oligopolista, una falsa panacea del “desarrollo económico”, enquista las lógicas del capitalismo patrimonial, esa penetración de capitales a largo plazo en el país no fortalecen la política fiscal (privilegios para la plutocracia), no fortalecen el mercado interno, no generan empleos dignos, no sirven para el pago de deuda internacional, no aumentan la competitividad, no estimulan la I+D y no conservan los bienes naturales.

Para 2016, la IED fue de US$1,180.8 millones, enfocada en las siguientes actividades económicas: a) electricidad (US$261 millones); b) telecomunicaciones (US$157 millones); c) bancos (US$93 millones), d) agricultura, petróleo, minas y canteras (US$49 millones), donde las vidas, culturas y bienestar común son mercancías de transacción ligera en un Estado (no-Estado) enclenque, clasista y racista.

framont@gmail.com

Etiquetas: