Jueves 13 Julio 2017
Opinión

Arrancándole tiempo a la esperanza

Filgua: viento fresco.

 

— Helmer Velásquez

Las letras, para este país, son de primera necesidad, un remanso en la tempestad. Huidizas, eso sí. Narrativa y palabra, han sido alejadas del pueblo. Hace –apenas– tres décadas, era prohibido leer. Generales analfabetas. Proscribieron los libros. Concluyeron que hacían mal al alma. El fuego lo purifica todo. Les alivió verlos en pira. Quizá por eso, y muchas cosas más, el poeta Manuel José Arce, al referirse a los requisitos para ser general, dijo: “así, de esta manera, General. General –no importa cuál–: para ser General, como usted, General, hay una condición fundamental: ser un hijo de puta, General”. Hoy, como ayer, los libros escasean. Se parecen al maíz, están ausentes de la mesa popular. No florecen en los campos. No son como la Amapola. Los pocos, que caen, sirven para emparejar la mesa: textos foráneos, viejas ediciones del Libro Almanaque Escuela, el Nuevo Testamento de los Gedeones. Son la cuña perfecta para dar equilibro a la mesa del planchado, los alimentos y otros menesteres, allá, en el asentamiento.

Pese a todo, este país vive y respira gracias a los necios –hombres y mujeres– aquellos que, desafían el conformismo. Los que sueñan. Los revolucionarios. ¡Todos! Hombres y mujeres, que no dejan morir la esperanza. Por gente como aquella, tenemos Filgua, por los libreros, poetas, teatreros, cuentistas, garabateadores de alfabetos: literatos. Han sido fieles a la cita, no fallan. Esta vez, es la cita XIV. Justo, en tiempos de Jimmy. Filgua llega y rompe con la nota roja. ¡Es una buena noticia! Ya días que no teníamos una así. Obvio, no borra realidades, muy por el contrario, trae material para aguzar la mente, para mejor proponer. Muchas Filguas. Eso necesita esta sociedad, eso necesitamos. La lectura nos hace ver que no estamos condenados al averno, que la noticia nefasta, cotidiana: “jóvenes atacados a bala, avanza desnutrición crónica, más personas sucumben por hambre, otro discurso presidencial disparatado: el Presidente defiende empresas depredadoras y ataca a Jueces”. Sabremos superarla. Que seres inspiradores: Margarita Carrera, Gerardo Guinea, Sergio Ramírez, Carolina Escobar Sarti, y muchos más, estarán conversando con nosotros. Asturias “habla” de nuevo. Hace un año nos habló en directo Humberto Akabal. Dígame usted si no es viento fresco. Filgua nos devuelve vida. Existimos. Somos humanos.

Capaces de contar cuentos. Leer poemas, debatir, crear, convivir. Articular sociedades solidarias. La Coordinación de ONG y Cooperativas –Congcoop– sube al tren de los necios: dos debates: Mujeres y Participación. Tierra y Pluralismo Jurídico. Martes  dieciocho y jueves veinte. Dieciséis horas.