Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Venezuela, auge y caída, según el petróleo

Me uno a FILGUA 2017 y al Mundo de Asturias. 

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

Venezuela desde 1914 quedó sujeta al petróleo. En las últimas décadas el ciclo de auge, despilfarro, crisis y caída de los gobiernos, se da según los precios del petróleo. Hugo Chávez emergió por la caída del valor del oro negro, después del auge increíble de los años setenta y unos años más, hasta que se desplomaron. Y colapsó el gobierno de Carlos Andrés Pérez que había nacionalizado el petróleo. El dos veces presidente de Venezuela, en su primera parte de su mandato distribuyó la riqueza petrolera a los grupos vulnerables de la población que hicieron bajar los niveles de la pobreza y elevaron el nivel de vida.

Cuando los ingresos petroleros disminuyeron dramáticamente, estalló la crítica contra la corrupción de las cúpulas políticas porque cesaron esas subvenciones sociales. Desde los sesenta, los partidos democristiano y socialdemócrata se reciclaron en el poder y hecho muy ricos por la corrupción, pero más la burguesía. El sistema bipartidario se vino abajo con el Caracazo en 1989. Chávez en 1992 ayudó a dar un golpe militar fallido. Salió de prisión en 1994 y ganó la Presidencia en 1998. No obstante, la élite siguió controlando la burocracia, las cortes, la industria petrolera. Luego fue electo cinco veces en catorce años casi por arriba del sesenta por ciento; y contó con la ayuda de sus compañeros de armas para ir tomando más poder. En 2007 sufrió su única derrota en las reformas constitucionales y la aceptó. Luego de fracasar el golpe militar en su contra en 2002, Jimmy Carter monitoreó las elecciones y vio que eran transparentes. No era un dictador, pero sí un líder mesiánico inculto. Su suerte vino cuando los precios del petróleo subieron. Así, duplicó el gasto en salud y educación. Pero a la par tuvo que tomar el control del sector de petróleo, semiprivatizado en la década anterior: PDVSA cayó en manos de la tecnoburguesía que se resistió, pero al fin la devolvió al Estado. Chávez al principio tuvo cuadros excelentes en la gestión petrolera y en la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Mejoró las pensiones y redujo a la mitad la pobreza extrema. Al punto que en 2012 fue el país más equitativo de la región. La política creció en interés entre los grupos sociales que el sistema había olvidado: asociaciones cristianas y culturales, activistas ambientales, facciones de izquierda dispersas, medios de comunicación comunitarios. Siguió el ejemplo de Perón “antiimperialista”, sin llegar a ser dictador y asesino. Despilfarró miles de millones de dólares en subsidio, pero también al exterior al Caribe y América del Sur. Como sus antecesores, Chávez no pudo crear una economía autosuficiente menos dependiente de los ingresos del petróleo. Cuando murió, los precios del petróleo comenzaron a caer de manera dramática y volvió el ciclo crítico de siempre en el país que podría ser el más rico de América Latina. Maduro en la Presidencia vio que los subsidios para los sectores sociales comenzaron a caer, sin solución a la vista, porque dependen del subsidio que viene del petróleo, con una PDVSA ahora a punto de quebrar, endeudada y con cuentas sin cobrar en el Caribe. El “Caracazo” son ahora las manifestaciones diarias en un país que volvió a ser pobre y donde las críticas contra la corrupción y un gobierno autoritario seguirán. Vendrá un “nuevo Chávez”, que repita la historia, en un país desorganizado que trabaja poco por la maldición del petróleo, con una población que siempre grita en medio de la riqueza, la pobreza y el despilfarro. Maduro va a caer pero, para que dure más, su círculo íntimo de militares corruptos será más duro que él.

www.elperiodico.com.gt

Etiquetas: