Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Listas como símbolos de terror

Las listas en este país poseen un fuerte peso histórico y simbólico.

 

— María Aguilar
Más noticias que te pueden interesar

En Guatemala, la elaboración de listas con nombres de personas consideradas obstáculos, opositores o enemigos del Estado es una práctica histórica. En 1954, después del golpe de estado contra el presidente Jacobo Árbenz, la CIA y sus contrapartes guatemaltecas crearon listas de “opositores”, construidas con nombres de personas afines al gobierno revolucionario, quienes –según documentos desclasificados– debían ser asesinadas.

Durante el conflicto armado se continuó con esa práctica bajo la lógica de que la violencia, la sangre y las balas eran necesarias para defender una versión descabellada de “democracia.” Se conformaron grupos de extrema derecha como la mano blanca, jaguar justiciero, ejército secreto anticomunista, entre otros, que operaban al margen de la ley, eliminando opositores y trabajando en ocasiones en conjunto y en otros momentos, independientes de las fuerzas de seguridad del Estado. Estos infames escuadrones de la muerte publicaban listas con nombres de personas señaladas de ser “comunistas” o “subversivas”, una versión macabra de una muerte anunciada. Los que leían su nombre en los pasquines de estos grupos solo tenían dos caminos: la muerte o el exilio.

Posterior a la firma de la Paz, grupos e individuos de extrema derecha continúan construyendo listas como arma de intimidación. La amplificación de sus voces es en mucho responsabilidad de periodistas y editores que proporcionan medios y espacios para que los herederos de la muerte, sin argumentos y operando como repositorio de resentimientos, tengan espacio y voz para diseminar odio, escupir amenazas y esparcir terror.

Recientemente, la periodista Marielos Monzón interpuso una denuncia en la Fiscalía de Delitos Contra Periodistas luego de que su nombre nuevamente apareciera en un listado publicado por grupos de extrema derecha que buscan intimidar y callar voces críticas.

Crear listas en Guatemala, dada la historia de violencia, muerte e impunidad, es un acto no solo irresponsable, sino que mal intencionado e intimidatorio. No se puede alegar ignorancia. Las listas en este país poseen un fuerte peso histórico y simbólico.

En Guatemala las listas traspasaron el papel, se convirtieron en cadáveres mutilados y torturados esparcidos por las calles, en familiares desaparecidos, en exilios forzados. Ante esto, la justicia debe actuar y castigar con un Nunca más.

Solidaridad con Marielos Monzón.

Etiquetas: