Lunes 22 DE Abril DE 2019
Opinión

Coyuntura nacional

¿Quiénes se beneficiarán?

 

— mario mérida

Una de las primeras preguntas después de conocer la definición de coyuntura –diagnóstico de la situación actual de lo real y, especialmente, un diagnóstico de la situación actual de fuerzas en el escenario de la política en un sentido amplio (Helio Gallardo)–, es ¿Quién o quiénes hacen la coyuntura?

Indudablemente ante la ausencia de otros actores –gobierno, academia, tanques de pensamiento–, son los medios de comunicación –no los columnistas–, las redes sociales o bloguistas solitarios, quienes aportan la materia prima –información–, que una vez confirmada y triangulada con otras fuentes, dan base para detallar el o los sucesos, las circunstancias generadoras, los efectos colaterales y la tendencia a conectarse entre sí,  en un espacio geográfico específico y una temporalidad determinada, son los que dan paso a la coyuntura. La información que se difunde alrededor de los funcionarios del Estado y otros actores ajenos a este es aceptada como veraz o al menos así lo acepta parte de la ciudadanía inmersa en la cotidianidad.

Para estos ciudadanos la coyuntura resulta de lo que el Presidente hace o deja de hacer, lo que no es necesariamente cierto, pero sí contribuye. También aportan insumos los Magistrados de las Cortes, los dignatarios de la nación, jueces fiscales, sectores de la sociedad civil y un sinnúmero de instituciones estatales, etcétera,  cuyas intervenciones cotidianas escapan o no son de interés de los medios de comunicación.

Cada decisión positiva o negativa del Ejecutivo, genera percepciones diferentes. Dos hechos sirven de ejemplo: el Presidente no invitó a la Fiscal General a la reunión con el Vicepresidente de los EE. UU.; la falta de una respuesta coherente hace que se perciba un distanciamiento causado quizás por el proceso que enfrentan su hijo y hermano. Si a lo anterior  se suma la inasistencia del mandatario a la reunión de países cooperantes de la CICIG, entonces se crea el espacio –coyuntura– para que le reprochen su poco interés en  la lucha contra la corrupción; lo que termina  de  configurar o definir la coyuntura,  fertilizada con la inapropiada forma de responder los cuestionamientos sobre estos aspectos de interés nacional.

Entonces para precisar la coyuntura hay que resolver entre otras, estas preguntas: ¿Es real la situación actual? ¿Existen fuerzas reales, enfrentadas con el gobierno?, ¿El objetivo es que el gobernante renuncie?, si es así ¿Quién o quiénes se beneficiarán?

Etiquetas: