Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Plástico: ¿amigo o enemigo?

La Universidad abierta de Holanda promueve un curso en línea sobre la basura en los océanos.

 

— Marcela Gereda

En los basureros de nuestros abuelos no había plástico, casi todo lo que ellos desechaban, la tierra lo degradaba, lo desaparecía.

Hace unos meses, caminando en la costa del Pacífico junto a un niño, encontramos una tortuga muerta con los intestinos de fuera. “¿Por qué se murió?” preguntaba el niño con angustia. El estómago del animal cuya evolución lleva más de 150 millones de años sobre la faz de la tierra y que sobrevivió a todo tipo de depredadores hasta alcanzar una edad adulta, estaba lleno de residuos plásticos. A grandes depredadores ha sobrevivido este animal prehistórico menos al humano de hoy y a su actual modelo de consumo.

Creemos que hemos normalizado el uso del plástico en nuestra vida por lo barato que es, su ligereza, durabilidad, pero lo cierto es que detrás de esto hay una industria que es una de las más rentables de la economía mundial, porque es un producto que cuesta muy poco producir pero que deja una huella ecológica casi imposible de pagar.

Es en nombre de esta rentabilidad que la industria del plástico lucha para que no se sepa lo que ya en 2011, el Programa Ambiental de las Naciones Unidas declaró uno de los problemas ambientales más radicales del siglo y que la OMS expuso como un peligro de salud pública por sus efectos en el organismo.

Desde el momento en que nos despertamos a cuando nos dormimos, estamos usando y tocando plástico. En solo un par de décadas, este material nocivo para la salud humana y del planeta, se convirtió en parte medular de nuestra realidad.

Olvidando que la tierra no puede absorber el plástico, como una plaga, éste ha invadido, penetrado y conquistado nuestra vida diaria. En tan solo unos años, ha pasado a ser omnipresente en todo tipo de objetos y materiales que consumimos a bajo precio. Cada fragmento de plástico que ha sido fabricado sigue existiendo.

El Océano Pacífico contiene una cantidad de residuos plásticos equivalente a cubrir dos veces  el tamaño de los Estados Unidos. Miremos algunos datos:

Según cifras de diversos institutos científicos de Biología Marina, ocho millones de toneladas de plástico se tiran cada año al mar (equivalente al peso de ochocientas Torre Eiffel, para cubrir 34 veces la isla de Manhattan o el peso de 14 mil 285 aviones Airbus A380).

Cada segundo, más de 200 kilos de basura van a parar a los océanos. Se estima entre 5 billones a 50 billones de fragmentos de plástico, sin incluir los trozos que hay en el fondo marino o en las playas.

La Universidad abierta de Holanda promueve un curso en línea sobre la basura en los océanos. Aquí unos interesantes datos, como por ejemplo que el 80 por ciento de la basura del mar es plástico que proviene de la tierra.

El 70 por ciento queda en el fondo marino, el 15 por ciento en la columna de agua y el 15 por ciento en la superficie. Lo que vemos es solo la punta del iceberg de toda la basura existente.

Dado lo barato que resulta producir plástico y el bajo precio del crudo de petróleo (componente del plástico) la producción de plástico ha crecido drásticamente, en 1950: 1.7 millones de toneladas, en 2015: 322 millones de toneladas. Se estima que en 2020 se superarán los 500 millones de toneladas anuales, lo que supondría un 900 por ciento más que en 1980.

En Estados Unidos se usan 380 billones de bolsas plásticas al año. Muchas de estas bolsas se usan menos de doce minutos. Casi todas terminan en el mar.

Las Naciones Unidas estiman que cada milla cuadrada de océano contiene un promedio de 46 mil pedazos de plástico flotantes.

Según el Servicio Independiente de Información sobre Químicos, hoy en día Asia dispone de la mitad de la demanda mundial de plásticos. China, es tanto el mayor productor como consumidor del mundo en este mercado.

¿Cómo esta sustancia tan nociva llegó a convertirse en lo que más usamos en nuestra vida?, ¿el contaminado estado de naturaleza nos revela tal cual somos como humanos?, ¿estamos a tiempo de revertir esta economía del desecho y pasar a una economía circular?, ¿cómo poder justificar seguir usando esos productos que cuestan nada pero que removerlos del mar según estimaciones de Naciones Unidas cuesta más de US$30 billones al año?

Este miércoles 28 le invitamos al Foro “Plástico, ¿amigo o enemigo?” organizado por la organización “Biólogos por la Naturaleza”, participarán, Julio Juárez (Químico); Mauricio Méndez (alcalde de San Pedro La Laguna, Sololá y medalla Presidencial de Medio Ambiente 2017); Fátima Reyes (Bióloga); y un representante de AGEXPORT. Los esperamos a las seis de la tarde en La Erre, 4 Grados Norte.

Etiquetas: