Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Opinión

¿Subdistritos electorales?

Democracia representativa colapsada, sin visos de una democracia participativa y popular.

— Juan Carlos Méndez, de AGER
Más noticias que te pueden interesar

La desigualdad y exclusión histórica de las mayorías no se resuelve en la superestructura, el epicentro de transformación de dichos flagelos se encuentra en la matriz económico-fiscal, pero las luchas también deben darse en el aparato ideológico-cultural y en el andamiaje político-institucional desde la vía democrática –aunque la radicalidad revolucionaria sigue latente ante la resistencia aceda y contrataque violento de las élites–, el campo electoral deben disputarlo las fuerzas progresistas para ejercitar el poder formal de una parcela del amorfo Leviatán.

En la coyuntura se están discutiendo las reformas de “tercera generación” a la LEPP, donde aunado a los temas centrales como representación proporcional de minorías con derecho a voto preferente (listas semiabiertas), cuotas de representación, tipología de comités cívicos, también se está proponiendo la creación de subdistritos electorales (no es más que una división de las circunscripciones).

Por lo tanto, se propone reformar el Artículo 205, relativo a la integración del Congreso, planteándose incrementar a 160 el número de diputados electos en distritos electorales (vigentes 23) y por lista nacional (25 por ciento). En este sentido, la ley establecerá el número de subdistritos electorales (46) que deben existir en cada distrito atendiendo a criterios poblacionales, geográficos y culturales. Por cada distrito debe existir como mínimo un subdistrito electoral, en cada subdistrito electoral deberá elegirse como mínimo un diputado y como máximo cinco, contra nuevo censo se harán los ajustes respectivos.

Ahora bien, cabe reflexionar sobre las siguientes premisas: ¿Cómo se ponderan los criterios poblacionales, geográficos y culturales, a manera de que la etnicidad otra vez no quede supeditada? ¿Cuánto y cómo influye la figura de los Comités Cívicos Departamentales en la propuesta de subdistritación? ¿Acaso no, la propuesta de subdistritos promueve subrepticiamente el bipartidismo, bancadas mayoritarias/aplanadoras?

A manera de colofón, la propuesta actual cumple con el objetivo de acercar las urnas a los electores. Empero, no es funcional ya que no existen partidos políticos como tal, están lejos de ser instituciones democráticas de derecho público, además no garantiza la proporcionalidad, representación y legitimidad ciudadana (financiamiento asimétrico: oligarquía, narco y estamento político), y porque el TSE no tiene capacidad para controlar a las mafias territoriales, dado su centralismo político y presupuesto limitado.

framont@gmail.com

Etiquetas: