Lunes 20 DE Mayo DE 2019
Opinión

No son las instituciones, son los hombres (Segunda Parte)

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad, la voluntad”. Albert Einstein.

Fecha de publicación: 24-06-17
— Danilo Parrinello

Hace una semana publiqué la primera parte de este artículo donde mencioné que ahora está de moda decir que lo que necesitamos son instituciones fuertes para lograr lo que el país necesita y dije que yo no estoy de acuerdo con eso. Yo creo en los hombres con carácter y voluntad para hacer las cosas. Para ilustrar lo dicho hice una relación de los logros de varios presidentes que alcanzaron sus objetivos a base de voluntad, careciendo de instituciones fuertes sin grandes presupuestos, ni tanta burocracia, ni “candados”, menos la absurda Ley de Contrataciones del Estado que tiene paralizado al Gobierno y la economía del país. Escribí sobre lo que hicieron los gobiernos desde Ubico hasta Ydígoras. Hoy continúo.

Es importante mencionar que después de Ydígoras, depuesto por un golpe de Estado, llegó a la jefatura de Gobierno Enrique Peralta Azurdia, que no dejó mayor obra material pero sí dejó algo que ha servido para el desarrollo legal y esto fue el Código Civil (Decreto-Ley Numero 106), vigente hasta la fecha. Demostró que se puede gobernar con honradez si hay voluntad para ello.

Con el democrático Gobierno de Julio Cesar Méndez Montenegro, ya con una guerrilla marxista activa, tuvimos un Gobierno que gustó en llamarse el “Tercer Gobierno de la Revolución”. Se mantuvo la administración pública con honradez y se completó sin grandes sobresaltos el periodo presidencial.

Con la llegada del gobierno de Carlos Manuel Arana Osorio se inició la era de los Generales, que formalmente eran gobiernos civiles producto de elecciones libres aunque no siempre limpias; sin embargo, puede decirse que desde los tiempos de Árbenz fueron los generales, Arana, Laugerud y Lucas García quienes más obra pública realizaron, sin denuncias de corrupción en sus gestiones. ¿Qué se hizo en esos doce años? Se construyó la Carretera al Pacífico, el Puerto Quetzal, el Hospital General San Juan de Dios, el Hospital en Cobán, se dio inicio al Anillo Periférico Nacional, se hicieron caminos rurales, escuelas, puentes como el enorme del Río Dulce, se continuó con la electrificación del país, se construyó la gran Hidroeléctrica de Chixoy. Se derrotó a la guerrilla comunista. Fue en esa época que sucedió el terremoto de 1976, habiéndose reconstruido el país con honradez y en tiempo récord. Hay que recordar que se consumía gran parte del Presupuesto de la Nación en combatir a la guerrilla terrorista que derribaba torres de electricidad, puentes, carreteras, edificios municipales etcétera. Los delincuentes pretendían instaurar una dictadura como la cubana. ¿Cómo gobernaron los Generales? Sin mucha burocracia, con disciplina y voluntad. Y aunque moleste a la Gauche Champagne Chapina, con honradez y el Estado funcionaba con eficiencia; cuando surgía un problema se sabía a quién recurrir para resolverlo. No había sindicatos en el Estado y el país funcionaba bien.

A raíz del golpe de Estado de 1982, y los efímeros gobiernos de Ríos Montt y Mejía Víctores, llegamos a la era democrática. (Continuará…)