Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El año 2100, dos escenarios

En realidad, el bienestar material es resultado de la cantidad de energía disponible.

— Roberto Blum
Más noticias que te pueden interesar

Se estima que la población mundial llegará a los 11.2 millardos de habitantes para el año 2100. Esto es un incremento de casi cuatro millardos de congéneres en los próximos 83 años. Hoy, en promedio cada humano dispone anualmente de 10 mil 120 dólares, aunque todavía unos 780 millones de personas viven con menos de dos dólares diarios. Casi un 11 por ciento de la población mundial se encuentra en condición de pobreza extrema. En Guatemala hay 9.3 personas de cada 100 viviendo en esta inhumana situación.

Pero para quienes son optimistas por naturaleza, el progreso económico-tecnológico futuro será espectacular. Si se supone que el crecimiento secular de la economía continua, digamos, a un mediocre dos por ciento anual, el humano promedio en el 2100 podrá disponer de un ingreso anual de unos 52 mil dólares actuales. Es decir, el nivel de vida mundial promedio será superior al que hoy gozan los estadounidenses y los europeos occidentales: –alemanes, británicos, franceses e italianos– y, muy superior al nivel actual de los españoles, portugueses y todos los habitantes de Europa Oriental. Para entonces, la economía mundial estará generando anualmente unos 575 billones de dólares actuales. 7.5 veces más riqueza que toda la riqueza que hoy producimos. Sin duda, en este escenario, el mundo en el 2100 será casi un paraíso.

Los pesimistas, que siempre los hay, no creen que este casi-paraíso sea alcanzable. Algunos por convicciones religiosas, otros por razones materiales, estas muy razonables. Veamos. Los humanos requerimos unas 2 mil 500 kilocalorías diarias para mantener nuestros cuerpos funcionando. Pero no son lo mismo esas kilocalorías consumidas a partir de la ingesta de maíz y frijol –o cualquier otra mezcla de un cereal y una leguminosa– que cuando se consumen en forma de carne de res, de puerco o pollo y leche. Por ejemplo, producir un kilogramo de carne de res requiere diez kilos de maíz. El cerdo produce un kilo de carne a partir de cinco kilos de maíz y el pollo requiere tres para producir uno. Para producir un litro de leche se requieren unos 2 mil litros de agua. Y un hecho es que, al mejorar el ingreso personal, los humanos tienden a mejorar también su alimentación, incluyendo en su dieta más productos animales y otros vegetales que son más costosos en términos de energía.

En realidad, el bienestar material es resultado de la cantidad de energía disponible. El progreso de nuestra especie se puede observar claramente si calculamos la energía que utilizamos en cualquier momento, no importa en realidad la unidad de medida. Por ejemplo, hace unos 15 mil años, la población total del planeta era inferior a los 10 millones de personas. Cada uno consumía diariamente unas 3 mil kilocalorías. Con la invención de la agricultura y la domesticación de los animales, hace unos 12 mil años, la población mundial creció y creció. En diez mil años de crecimiento la población llegó a los 200 millones y en tan solo 1,500 años más alcanzamos los 500 millones. Para 1800, llegamos al millardo de habitantes y 217 años después, somos 7.5 millardos los que poblamos el planeta. Pero el aumento en el consumo de energía, la verdadera medida del progreso, ha sido verdaderamente increíble.

Hace unos 15 mil años, la humanidad entera consumía unos 10 millones de millones (billones) de kilocalorías anuales. Hoy cada uno de nosotros consumimos en promedio unas 15 mil kilocalorías diarias, cinco veces más, pero somos 750 veces más individuos los que ocupamos este planeta. Así nuestro progreso, o bien nuestra huella ecológica, en términos de consumo de energía es hoy 3 mil 750 veces mayor que hace 15 mil años y para el 2100 será, si el crecimiento de la riqueza producida y de la población continúan, unas 28 mil 125 veces mayor.

Para el año 2100, ¿será posible sostener a una población de 11.2 millardos con un nivel de consumo promedio de bienes y servicios equivalente al que hoy tiene el 16 por ciento de los habitantes más ricos del planeta? Sin duda no será nada fácil. Habrá que comenzar a pensar ya en los problemas del largo plazo.

Etiquetas: