Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Opinión

A la Sociedad Mexicana de Caricaturistas

¿Cómo exigirle a la SMC y a la prensa mexicana que respete a los pueblos mayas de Guatemala, si ellos mismos jamás han respetado a los indígenas de su propio país?

 

— Irmalicia Velásquez Nimatuj
Más noticias que te pueden interesar

La respuesta de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas (SMC) en la que defienden la caricatura de Juan Alarcón Ayala, publicada en El Heraldo de México, el 7 de junio, sobre la visita del presidente Enrique Peña Nieto a Guatemala, en la que representa a la servidumbre a través de una mujer indígena que viste huipil, corte y una cinta regional en la cabeza –una vestimenta común para miles de mujeres mayas– muestra cómo la sombra del sistema colonial se cierne sobre la historia actual de México y cómo los miembros de la prensa mexicana no escapan a la reproducción de la jerarquía racial, en la cual las mujeres indígenas han sido colocadas en el último nivel. Como en toda América Latina la servidumbre indígena ha sido parte de la historia y se ha convertido en un referente normalizado, incluso para las elites “pensantes” que controlan los medios de comunicación.

Entonces, ¿por qué los indígenas de ese pequeño y pobre país van a ofenderse? Esa es la postura que asumen los distinguidos miembros de la SMC, que defienden colectivamente la libre emisión del pensamiento como un privilegio que usan para continuar oprimiendo racialmente a las mujeres y pueblos indígenas.

Personalmente, no me extraña la posición de la SMC frente a los pueblos mayas, de hecho México como sociedad política es uno de los países más atrasados en asumir su propia historia racial, esa que para su beneficio ha convertido en una amalgama de mestizajes, al estilo de cualquier telenovela que enlatan y venden a quien esté dispuesto a comprarla. El mejor ejemplo es que el mito del mestizaje que crearon y defendieron las elites mexicanas se les cayó el 1 de enero de 1994, cuando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) les mostró que los pueblos indígenas no estaban ni muertos ni integrados, al contrario, les enseñaron que habían realizado una lectura aguda de lo que sería el fracaso del tratado de libre comercio para México.

Ante esto ¿cómo exigirle a la SMC y a la prensa mexicana que respete a los pueblos mayas de Guatemala, si ellos mismos jamás han respetado a los indígenas de su propio país?

Etiquetas: