Jueves 19 DE Octubre DE 2017
Opinión

Breve crónica sobre el narco y la Presidencia de la República

— Jose Rubén Zamora
Más noticias que te pueden interesar

En tiempos de Alfonso Portillo, las narco-familias Lorenzana y Berganza tenían semáforo en verde en el callejón Manchén y entraban hasta la cocina de Casa Presidencial, como Pedro por su casa. Los dueños del poder y quienes partían el pastel, incluso el del narco, con permiso y bendición de la CIA, eran Ortega, Salán Sánchez y Napo Rojas y Pollo Ronco, su dócil y sumiso títere. Julio Girón, íntimo de Portillo, desde esos días logró treparse hasta la fecha a la directiva del crimen organizado.

Sandra Torres y Álvaro Colom llegaron al Guacamolón con el apoyo financiero de Juancho León, los Lorenzana, Ottoniel el Loco Turcios, Hayron Borrayo alias Bingotón, Marllory Chacón Rossell, más conocida como la Reina del Sur y Obdulio el Yuyo Solórzano. El representante del crimen organizado durante el gobierno de la esperanza fue Charly Quintanilla, y Ortega fue una sombra respetada, escuchada y perenne sobre la Primera Dama de la Nación, quien llevaba los pantalones en el gobierno.

Sandra Torres en reciprocidad al apoyo financiero que recibió en la campaña electoral, entregó Fonapaz a Obdulio el Yuyo Solórzano y a el Loco Turcios, quien más tarde fue extraditado por narcotráfico a Estados Unidos de América.

Sandra dio luz verde a Hayron Borrayo Bingotón para que exterminara a Juancho León, con el apoyo material de Los Zetas. Por cierto, cuando se supo la noticia de su muerte, Charly Quintanilla, quien se encontraba junto a Álvaro Colom y otros funcionarios, cayó al suelo del despacho Presidencial llorando como niño. Cuando pudo reaccionar, salió como bólido a tratar de asesinar a Los Zetas; sin embargo, estos ya habían logrado refugiarse en el hospital Roosevelt. Más adelante, tuvo lugar una disputa seria entre Charly Quintanilla y Obdulio Yuyo Solórzano, quien, no obstante, su guardia pretoriana de oficiales –incluyendo generales– optó por huir a El Salvador. Se negoció un armisticio que le permitió a el Yuyo Solórzano regresar a Guatemala, aunque a los pocos días fue asesinado, a pesar que se movilizaba en vehículos con fuertes blindajes.

Juan Alberto Ortiz, conocido como Chamalé y connotado narcotraficante del Pacífico de Guatemala, fue pareja de Gloria Torres y en consecuencia cuñado de su hermana Sandra. Cuando fue capturado, pidió el celular al agente de la DEA que lo acompañaba en el avión y llamó al general Abraham el Chucho Valenzuela, ministro de la Defensa de Colom, para pedir ayuda.

Cabe decir que cuando fue asesinado Juancho León, su vacío lo llenó Mario Ponce, cuyo jefe de su seguridad o del Estado Mayor, como ellos lo llaman, era el ahora diputado Herber Armando Melgar Padilla, miembro de la Juntita Militar del Gobierno de Jimmy Morales, quien organizó una operación de rescate de Ponce cuando fue capturado en Honduras, pero fracasó y solo consiguió salir baleado.

Otto Pérez llegó con el apoyo financiero de las narco-familias Lorenzana y Mendoza, Marllory Chacón Rossell conocida como la Reina del Sur, Hayron Bingotón Borrayo y Los Zetas, entre otros narcos medianos y menores.

Marllory pagó la fiesta  de celebración de la victoria electoral de Pérez y Baldetti, que le costó Q2 millones, dinero que les entregó esa misma tarde en efectivo.

En la primera fiesta de Pérez y Baldetti, en la finca presidencial Santo Tomás, Marllory Chacón fue la anfitriona del chonguengue; además de bebidas sofisticadas y viandas suculentas, Marllory atendió a los asistentes con muchachos musculosos y bellas edecanes. De un pastel salió como sorpresa una hermosa mujer con un pequeñísimo y sensual traje de baño, quien entregó a Otto Pérez, simbólicamente, las llaves de vehículos, yates y helicópteros. Durante la fiesta Marllory explicó a varios funcionarios que estaría al frente de varios proyectos de trasfondo social.

Más tarde trascendió que la Reina del Sur estaba al frente del conglomerado empresarial más grande de lavado de dinero de la región. Esto obligó a bajar el perfil de la relación íntima entre Roxana Baldetti, Otto Pérez y Marllory Chacón Rossell, al extremo que para el cumpleaños de la ex Vicepresidenta optó por salir de su residencia, dejando a sus invitados, para recibir la felicitación de Chacón Rossell en su propio vehículo.

Marllory Chacón Rossell pagaba mensualmente, desde los tiempos de Colom, un millón de dólares al mes por su seguridad estratégica, cantidad que siguió desembolsando durante el periodo de Pérez y Baldetti. Marllory Chacón consiguió el apoyo de la seguridad del Estado de Guatemala para eliminar a Jairo Orellana en un operativo, en un spa de colombianas en la colonia El Maestro, zona 15, donde con frialdad y eficacia fueron asesinados los siete guardaespaldas de Jairo, quien milagrosamente logró salir a pie del lugar.

Tres años después, el director de Inteligencia Civil (Digici) Manuel Alvarado, exmilitar de Inteligencia, mano derecha de Otto Pérez desde los años noventa, visitó a Marllory Chacón Rossell en su residencia para exigir 4 millones de dólares, en vez del millón que ella solía entregar. La Reina del Sur llamó a Otto Pérez y atónita escuchó las palabras del presidente, que lacónicamente le respondió que se entendiera con Manuel Alvarado.

Marllory a toda prisa llamó a su hermano, el oficial Rossell, responsable de trasiego del suroriente del país, para lograr sacar de su casa a Manuel Alvarado.

En ese momento Marllory Chacón Rossell supo que debía entregarse a la DEA. Salió de Guatemala y desde varios países de Europa y las Bahamas negoció su entrega.

Cabe decir que a Marllory Chacón Rossell le correspondía cadena perpetua por los delitos cometidos, pero sus testimonios fueron tan importantes y de tanta relevancia que no tuvo que purgar ni siquiera un año. Vive en una mansión en Florida. A su familia y ejecutivas les fueron devueltas las visas gringas, y no tocaron su patrimonio descomunal, que solo en edificios en las zonas más residenciales de la ciudad de Guatemala, alcanza la nada despreciable cifra de 20 millardos de quetzales.

Por cierto, Marllory Chacón vivía en un terreno sin pared de por medio de una manzana, que compartía en partes iguales con Cash Luna –íntimo también de Roxana Baldetti– a quien la Reina del Sur regaló su primer Mercedes Benz y su primer Rolex. Sin embargo, estos ya no son nexos con la Presidencia sino que más  bien teológicos, motivo de otra notita.