Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

Estados Unidos se retira del acuerdo climático global

Fecha de publicación: 08-06-17
Por: editorial

En junio de 2016, en París, Francia, representantes de 195 países, incluyendo a EE. UU., reunidos en la Cumbre del Clima, adoptaron el primer acuerdo global para atajar el calentamiento desencadenado por el hombre con sus emisiones de gases de efecto invernadero. La adhesión al referido acuerdo fue una decisión del presidente de EE. UU., Barack Obama (2009-17).

Sin embargo, recientemente el presidente actual de EE.UU., Donald Trump, anunció que dicho país se retirará de dicho acuerdo global, bajo la justificación de que el mismo perjudica los intereses económicos estadounidenses.

Al respecto, el presidente Trump expresó: “He cumplido una tras otra mis promesas. La economía ha crecido y esto solo ha empezado. No vamos a perder empleos. Por la gente de este país salimos del acuerdo. Estoy dispuesto a renegociar otro favorable para Estados Unidos, pero que sea justo para sus trabajadores, contribuyentes y empresas. Es hora de poner a Youngstown, Detroit y Pittsburgh por delante de París” (El País, España).

“Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París. No se puede poner a los trabajadores ante el riesgo de perder sus empleos. No podemos estar en permanente desventaja”, agregó Trump (El País, España).

Asimismo, el presidente Trump puntualizó: “Este acuerdo tiene poco que ver con el clima y más con otros países sacando ventaja de Estados Unidos. Es un castigo para EE. UU. China puede subir sus emisiones, frente a las restricciones que nos hemos impuesto. E India puede doblar su producción de carbón. Este pacto debilita la economía estadounidense, redistribuye nuestra riqueza fuera y no nos permite utilizar todos nuestros recursos energéticos” (El País, España).

Las críticas no se han dejado esperar. Sin embargo, el presidente Trump no cede en su promesa de velar únicamente por los intereses estadounidenses, lo cual le está rindiendo frutos, al menos por ahora, porque la economía estadounidense ha comenzado a reactivarse. Sin embargo, los costos para el planeta son inconmensurables.

Esta decisión presidencial se asimila a la adoptada por el presidente George W. Bush (2001-9), en mayo de 2002, cuando retiró a EE. UU. de la adhesión del Estatuto de la Corte Penal Internacional (CPI), que había consumado el gobierno del presidente Bill Clinton (1993-2001). La CPI juzga crímenes de genocidio, guerra, lesa humanidad y agresión.

En su oportunidad, el entonces Secretario de Estado de EE. UU., Colin Powell, manifestó preocupación porque la CPI podría ser utilizada contra militares estadounidenses. “Esta no es una situación que creemos que sea apropiada para nuestros hombres y mujeres en el Ejército, nuestros diplomáticos y líderes políticos”, afirmó Powell (El País, España).