Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Se pasearon en La Antigua

¡Por la noche se mean en los Portales!

— Gonzalo Asturias Montenegro
Más noticias que te pueden interesar

La Antigua, un lugar para pasear, las actuales incompetentes autoridades municipales, presididas por la alcaldesa Susana Asensio, la están haciendo pedazos: se están paseando en esa Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Veamos esta triste historia de mediocridad.

Mi hijo Jose Gonzalo, que vino a Guatemala para casarse en La Reunión, llegó acompañado de algunos amigos y de los padres de la novia. Gentil y orgullosamente los llevé a pasear por La Antigua, en donde solo recibí sorpresas negativas, muy negativas. Imagínese que ya se había conseguido que la Calle del Arco fuera peatonal (parte de la Ciudad Colonial debería ser peatonal, como otras urbes semejantes en el mundo), la cual el comercio ya la había adornado: usted se recordará una carreta con flores situada frente al Hotel Posada de Don Rodrigo, que daba una sensación de alegría visual. Pues la municipalidad, decidió abrir la Calle del Arco al tráfico, cuyas aceras ahora están siendo invadidas por vendedores ambulantes venidos del interior del país a La Antigua.

Después de cenar, una noche fuimos al parque central y a sus alrededores. Para mi sorpresa, en los portales había mucha gente durmiendo en el suelo (al estilo del comienzo de la novela El Señor Presidente de Miguel Ángel Asturias); me dijeron algunos vecinos, a quienes pregunté asombrado, que se trataba de los vendedores ambulantes que habían venido de la provincia, y que como no tenían donde pernoctar, lo hacían allí en los portales; y allí también hacían sus necesidades más elementales. Como se podrá imaginar, los portales apestaban a meados, y tuve que tener cuidado de no pisar algunos de ellos aun frescos. ¡Nauseabundo! (Se imagina usted que se permitiera que las personas fueran a orinar dentro del Partenón, o en otros lugares Patrimonio de la Humanidad). Todo ello, a mí me dio una vergüenza fatal.

El dueño de un importante hotel me contó que en la campaña electoral, Susana Asensio ofreció retirar a los cuidadores de carros, no solo por el hecho de que por el estacionamiento se paga doble, porque se compra marbete y se paga al cuidador, sino porque se sabe que algunos cuidadores son parte de una mafia de robacarros. Susana Asensio no cumplió su ofrecimiento, lo cual tiene molestos a antigüeños y visitantes, según me refirió el hotelero.

Un amigo que va los fines de semana a su casa en La Antigua, me contó que durante varias semanas la Ciudad Colonial estuvo sin agua (caso históricamente inusitado) porque se había descompuesto una bomba de agua. Las residentes y el comercio (¡los restaurantes!) tuvieron que ingeniarse cómo limpiar los apestosos inodoros.

Pero, –¿por qué no repararon con presteza la bomba dañada?, pregunté extrañado. La explicación me dejó atónito: tras tomar posesión, la alcaldesa no quiso remover a todos los directores que estaban en esos puestos desde la época del alcalde Vivar (encarcelado por corrupto y con bienes sujetos a extinción de dominio). Esos directores de Vivar están interesados en que la gestión de la alcaldesa Susana Asensio fracase. Y lo peor, todo los saben menos ella, que en vez de limpiar la corrupción municipal indirectamente se alió con ella.

Las quejas son las de nunca acabar. El Concejo municipal pelea con el Consejo para la Protección de La Antigua; y ambos entes se demandan mutuamente. La Unesco pidió a La Antigua que hiciera un plan regulador porque la Ciudad, que es Patrimonio de la Humanidad, es una ciudad viva. El gobierno español ofreció el dinero para realizar el plan. Pero, por incapacidad de la alcaldesa, el dinero se perdió, y ahora no hay plan ni plata. ¡Una verdadera tragedia!

Articulo aparte merece la obstaculización que se hace a la obra de remozamiento del conjunto catedralicio que impulsa la Iglesia Católica y un patronato ad hoc que no se presta al juego de la corrupción.

Aunque la casi totalidad del presupuesto antigüeño se destina al funcionamiento (hay superpoblación de burócratas heredados de la administración del corrupto alcalde Vivar), el presupuesto de inversión está prácticamente intacto. No obstante ello, en la parte sur de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, los desagües están a flor de tierra, y apestan a más no poder.

Como La Antigua no es patrimonio del Gobierno, ni de la municipalidad local, sino de la Humanidad, nos compete a todos los humanos que de alguna manera nos relacionamos con la Ciudad Histórica (antigüeños, guatemaltecos y extranjeros y turistas) ayudar al mantenimiento de ese tesoro; y de no hacer las de ISIS que, en medio del estupor mundial, destruyó parte del Patrimonio de la Humanidad en el Medio Oriente, como mutatis mutandis, también nosotros lo hacemos permitiendo que se orine en los portales, que se tire basura en la calle, que se invadan áreas públicas y se irrespeten las leyes y ordenanzas municipales de un lugar Patrimonio de la Humanidad.

Se me acabó el espacio, pero quedan muchas más historias en el tintero para un siguiente artículo, porque el tema da para mucho. Concluyo diciendo que el despacho de la alcaldesa y del gobernador (el nuevo gobernador tiene que ponerse las pilas) apestan a incapacidad, desidia y corrupción. En lo personal, para mí el lado positivo, muy positivo de todo, fue que bailé y disfruté a más no poder la boda de mi hijo Jose Gonzalo.

gasturiasm@gmail.com

Etiquetas: