Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Mayo trágico y esperanzador

Mayo, no solo es el mes de las luchas obreras, sino también el mes del asesinato de innumerables dirigentes.

— Miguel Ángel Albizures
Más noticias que te pueden interesar

Ahora que está dando vueltas el análisis del porqué de la situación de Guatemala y las relaciones entre militares de alto rango y la oligarquía que nos da a conocer el coronel Edgar Rubio Castañeda en su libro, Desde el cuartel, bien vale la pena dar una vuelta a lo largo del Polochic, pararse en el municipio de Panzós y recordar el 29 de mayo de 1978, cuando cientos de campesinos se reunieron frente a la municipalidad para protestar y entregar una petición al alcalde Walter Overdick sobre los problemas que sufrían con el despojo de sus tierras que les hacían los terratenientes de la región. Ese día los soldados, obedeciendo órdenes, descargaron sus armas contra ellos. Ya antes se habían producido hechos violentos contra los campesinos, como hace muy poco sucedió en El Estor por los problemas de la minería y hace tres días en la conmemoración de la masacre de Panzós, que la PNC retuvo por un tiempo a los dirigentes del Comité de Unidad Campesina (CUC), que por cierto, surgió a luz pública un primero de mayo 1978, a partir de lo cual pasó a ocupar importantes páginas de la historia, entre ellas, esa huelga que se desarrolló en la costa sur, finca tras finca, e hizo temblar a la oligarquía.

Mayo, no solo es el mes de las luchas obreras, sino también el mes del asesinato de innumerables dirigentes, aunque también lo fue junio con los hechos de allanamiento, secuestro, desaparición y asesinato de 27 dirigentes el 21 de junio de 1980. Una década sangrienta que enluto a las familias de todos los sectores, pero especialmente a los obreros, campesinos, a las comunidades indígenas, al estudiantado y a la universidad que la despojó de casi toda la inteligencia que en su conjunto poseían los catedráticos y autoridades y, por supuesto, de lo mejor que ellos habían formado para que fueran analíticos y críticos del sistema injusto que nos sigue oprimiendo.

El 10 de mayo, también marca una fecha histórica, fue la condena del general a ochenta años de prisión por genocidio, anulada por los “honorables” magistrados de la Corte de Constitucionalidad que, posiblemente, también sirven a los intereses de los altos oficiales que señala el coronel Rubio y a los mandamás de Guatemala que han pagado los servicios de fiscales y jueces que falta por depurar, pues la depuración tiene que alcanzar todas las instituciones del Estado.

El 22 de mayo también fue Día de la no Violencia contra la Juventud, pero esa juventud está abandonada a su suerte, sin futuro, sin posibilidades reales de abrirse paso, por el contrario, intentan silenciarla, domesticarla, pero se sigue manifestando rebelde y exigiendo sus derechos. Una parte de ella, aniquilada para siempre con los programas de limpieza social que sí se cumplen plenamente, sin que exista un programa que les dé esperanza en el futuro. A principios de mayo del 2015, las protestas fueron con más fuerza y el ocho de mayo renunció la vicepresidenta Baldetti. Abril y mayo marcan también las luchas contra la corrupción que el Ministerio Público sigue persiguiendo.

Etiquetas: