Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Antecedentes para analizar el presente

Que pocas personas conocen.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

Una descripción objetiva del llamado Serranazo (1993), se encuentra en el ensayo de la doctora Carmen Fernández Camacho (La oposición al autogolpe de Serrano Elías: Eficacia de las relaciones públicas políticas. 2004. Universidad de Valladolid) en la parte, que cita: “El presidente guatemalteco busca el apoyo del Ejército, pero algunos sectores de inteligencia militar se oponen a su permanencia en el gobierno demostrando así una división en el interior del Ejército y el debilitamiento de la oposición de los altos mandos que habían fomentado el autogolpe”. En otra parte expresa “El 1 de junio, tras un intenso movimiento de las fuerzas políticas, la Corte de Constitucionalidad, presidida por el magistrado Epaminodas González (†) tomó una decisión política y social histórica: declaró desconocidas las facultades de Serrano”.

Pocas personas conocen que el Ejército de Guatemala, estuvo presente en esa reunión, así lo testimonia el texto escrito y firmado por el licenciado Carlos Reynoso Gil (†), Presidente del Colegio de Abogados, en la Constitución utilizada en esa fecha, que dice: “… el día de hoy memorable e histórico en el cual se ha vuelto a la institucionalidad del país, cumpliendo el Ejército de Guatemala con su responsabilidad histórica. Guatemala 1 de junio de 1993”. Fredd Brugger, Primer Ministro de la embajada de EE. UU., en una nota dirigida al suscrito el día 2 de junio consigna las respuestas de la Embajada a ciertas preguntas de los medios:
P. ¿Reconoce el Departamento de Estado al ex vicepresidente Espina como el Presidente de Guatemala?…

R. Entendemos que en vista que el ex presidente Serrano dejó vacante la presidencia, el vicepresidente Gustavo Espina, de acuerdo con la Constitución, ahora asumió la Presidencia. Parece que existe un desacuerdo entre el vicepresidente Espina, el Congreso, la Corte de Constitucionalidad de Guatemala y otros organismos, si éste es un paso interino temporal. Los Estados Unidos no está en posición de intervenir en esta disputa constitucional. Sin embargo, reiteramos que queremos ver que Guatemala retorne inmediatamente a una democracia constitucional completa y queremos que esto se lleve a cabo a través de procesos
pacíficos, legales y constitucionales.

La desinformación e incomunicación confrontan a la sociedad. Se debe de asumir la responsabilidad de dialogar para llegar a concesos; al fin y al cabo la
mayoría nos quedaremos en el país.

Etiquetas: