Martes 4 DE Agosto DE 2020
Opinión

Reducir violencia: Lead-Up y Los Patojos

Guatemala es uno de los tres países del mundo en donde se produce la mayor cantidad de muertes violentas de niños y adolescentes.

Fecha de publicación: 29-05-17
Por: Marcela Gereda

 

La violencia en Guatemala es endémica y nos afecta a todos. Lejos de ver que los niveles de violencia se reducen, vemos que cada día se ensanchan las estadísticas de crímenes, extorsiones y jóvenes enlistados en las manos de mafias y maras.

Guatemala es uno de los tres países del mundo en donde se producen la mayor cantidad de muertes violentas de niños y adolescentes. El informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Ocultos a plena luz, divulgado hace algunos años, señala que las tasas más elevadas de homicidios de menores de 20 años las disputan El Salvador, Guatemala y Venezuela. ¿Ante este sórdido escenario qué podemos hacer como sociedad?

Más allá de la ineptitud de los gobiernos por crear programas capaces de reducir los escandalosos índices de violencia, hay programas llevados a cabo desde las propias comunidades afectadas esperanzadores que contribuyen a generar tejido social mediante la creación de líderes pacíficos.

Uno de estos programas es Los Patojos en Jocotenango, Sacatepéquez. Dice Juan Pablo Romero,  fundador de este proyecto de educación popular: “mi país es históricamente violento. Las pandillas están por todos lados y los niños se exponen a drogas, violencia y pocas oportunidades para su vida”. Los Patojos es un proyecto de educación popular en el que se busca una propuesta de organización comunitaria, con proyectos desarrollados con “amor y diálogo social”.

Recientemente la cadena de noticias CNN publicó un video en el cual reconoce a Juan Pablo Romero como uno de los “Héroes que Cambian el Mundo”, por ser el fundador de “Los Patojos”, desde la que se aplican métodos de educación alternativa para niños y jóvenes que se encuentran en riesgo de violencia.

El director del proyecto es Rafael Fuentes quien comenta que el arte es una herramienta de liberación, “Nuestra metodología de trabajo no se basa en números porque no somos una estadística, evaluamos a los niños y niñas a través de su participación y carácter, las materias no son sobre competencia, aquí los jóvenes preguntan sobre danza, fotografía, poesía, malabares, todas las instalaciones están llenas de murales que ellos y ellas pintan”.

En el proyecto Los Patojos, involucran digna, creativa y activamente a la niñez, adolescencia y juventud en su desarrollo y formación integral. El aprendizaje es adaptado al contexto, y se buscan las vías para empoderar y reforzar la opinión y el pensamiento crítico a nivel personal, colectivo. He sido testigo directo de lo grande y poderoso que Los Patojos a través de una educación liberadora hacen en los niños y jóvenes.

También en Jocotenango, existe el programa Lead-Up dirigido por Mindy Grantham y Katy de Pokorny, esta es una organización que busca la reducción de la violencia en la comunidad través de la creación de líderes pacíficos. Desde Lead-Up se facilitan talleres a jóvenes en interacción con caballos para establecer una comunicación entre ambos pacífica, asertiva y confiable.

Se les enseña a los jóvenes el poder de la no violencia, y las relaciones basadas en la confianza que es capaz de generar la maestría y humildad del caballo.

La utilización del caballo para la rehabilitación de personas discapacitadas física o psíquicamente es un método usado desde la antigüedad. Los antiguos griegos recomendaban montar a caballo para prevenir y curar diversas dolencias. Los antiguos celtas acostumbraban a regalar un caballo a la persona de la comunidad que había sufrido la pérdida de un ser querido porque sabían que la ayudaría a sanar la ausencia y, además, creían que el caballo era mensajero entre los dos mundos. La efectividad de la equinoterapia cuenta con evidencia a través de estudios sólidos, que validan su eficacia.

Lead-Up se une a Los Patojos con el objetivo primordial de reducir y prevenir la violencia en jóvenes expuestos a situaciones de alto riesgo.

Desde estos dos proyectos se busca generar mayores niveles de autoestima entre los jóvenes y a la vez, generar líderes jóvenes que construyen horizontes de paz y esperanza para y con sus comunidades.

En esta fructífera alianza que se está dando entre Lead Up y Los Patojos, para reducir la violencia hay un foco de luz y esperanza. Para más información: katie@join-up.org o en la página web de Lead-Up http://www.join-up.org y lospatojos.org.gt

Desde su mundo estos chavos a través de estos programas podrán generar tejido comunitario y empezar a transformar la posibilidad de las balas por arte, por poesía, por invento y por paz.