Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Justicia para Vilma Gabriela Barrios López

Aunque es obvio que el lento actuar de las autoridades permitió que él huyera.

 

— Irmalicia Velásquez Nimatuj
Más noticias que te pueden interesar

Las violencias sexuales y físicas en contra de las mujeres en Guatemala no cesan y diariamente varias vidas son atacadas, dañadas, mutiladas o se apagan tanto en la capital como en el interior del país. Uno de los crímenes recientes fue cometido en el municipio de Cantel, departamento de Quetzaltenango, y ha sido llevado por los familiares y amigos a la capital para demandar a nivel nacional e internacional que la justicia actúe pero también para llamar la atención de que no existen espacios ni horarios seguros para las mujeres de cualquier edad.

Se trata del atroz e incomprensible asesinato a cuchilladas de la joven estudiante de arquitectura, poeta y locutora Vilma Gabriela Barrios López, de 26 años, quien fue brutalmente atacada en el cuello y el tórax junto a su madre Lili López, de 53 años, el pasado 4 de febrero del presente año, por el futbolista Emerson Marroquín, cuando en horas de la tarde, visitaban una casa de campo con intenciones de rentarla en una conocida finca de la familia del deportista ubicada en la carreta principal.

La madre, Lili López, sobrevivió al brutal ataque a pesar de haber recibido heridas con arma blanca en el cuello, pecho y abdomen. Ella, en estado de desesperación logró escapar y lanzarse al río Samalá que colinda con la propiedad del atacante, intentando así salvar su vida. Lili se ha convertido en la principal testigo de este crimen y quien describió a la Policía Nacional y al Ministerio Público lo que ocurrió esa tarde. A pesar de tener huellas dactilares, relato, descripciones, fotos, ropa, entre otras pruebas, hasta la fecha el autor material no ha sido capturado por las autoridades.

El novio de Barrios López, Erick Israel Lancerio, junto a familiares, amigos y colegas a través del arte, han puesto en espacios públicos de la capital una emotiva y desgarradora denuncia pero también una demanda, para que el MP investigue, persiga, procese y castigue al responsable, Emerson Marroquín, por este incomprensible acto de crueldad. Aunque es obvio que el lento actuar de las autoridades permitió que él huyera.

¡Justicia para Vilma Gabriela Barrios López y para Lili López!

Etiquetas: