Jueves 17 DE Octubre DE 2019
Opinión

Potencializar el crecimiento y el empleo impulsando las exportaciones

Guatemala debe diversificar su estructura productiva, el portafolio de productos exportables y los encadenamientos productivos.

Fecha de publicación: 25-05-17
Por: Juan José Micheo Fuentes

La forma de crear miles de puestos de trabajo es a través de la actividad exportadora. Nuestro mercado de 16 millones de guatemaltecos es relativamente pequeño, sin embargo contamos con una posición geográfica envidiable que debemos aprovechar, la cercanía a los Estados Unidos con más de 300 millones de habitantes. A México nuestro vecino del norte con 130 millones de personas. En ambos casos con tratados de libre comercio vigentes. Y no se diga la región centroamericana con 35 millones de ciudadanos que necesita perfeccionarse a través de la Unión Aduanera de toda el área.

El desarrollo de la actividad exportadora no solo consiste en hacer negocios con otros países sino en incrementar el valor agregado de los productos, industrializar la producción agropecuaria, tercerización de servicios, turismo sostenible, recursos hídricos enormes para vender electricidad a toda la región, minería y grandes oportunidades de manufactura ligera. Guatemala debe diversificar su estructura productiva, el portafolio de productos exportables y los encadenamientos productivos. Las exportaciones demandan grandes cantidades de recursos financieros que permitan la compra de materiales, insumos, tecnología y equipamiento que al empresario guatemalteco le cuesta mucho adquirir porque no cuenta con suficiente apoyo crediticio, debido a que carece de garantías reales que exige la banca tradicional. En otros países han logrado resolver esa situación creando instituciones públicas que otorgan garantías a bancos, y aseguran la cobranza de ventas al exterior.

 Por ejemplo en México, funciona el Bancomext que otorga garantías y créditos a los exportadores; en los Estados Unidos la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa y el Banco de Exportación e Importación (Ex-Im Bank) fundado hace 77 años como agencia independiente, que apoyan a las compañías exportadoras estadounidenses (www.exim.gov) y también a los importadores internacionales de bienes y servicios estadounidenses en el extranjero. Existe también el Programa de Capital de Trabajo del Ex-Im Bank (www.exim.gov/products/work_cap) que ofrece garantías para comprar productos terminados para la exportación, compra de materias primas, equipos y pago de mano de obra y financiamiento de cuentas por cobrar en el extranjero. Así como, el otorgamiento de préstamos y garantías para compradores internacionales de bienes y servicios estadounidenses en el extranjero.

 La promoción de exportaciones requiere no solo del esfuerzo de las empresas que arriesgan capitales sino del concurso de instituciones –públicas y privadas– que provean financiamientos y garantías necesarias para hacer posible cada una de las etapas de la exportación. Se necesitan de mecanismos que garanticen el 90 por ciento de préstamos comerciales para exportaciones, y hasta el cien por ciento de cobertura cuando se trata de pequeñas y medianas empresas.

 Si queremos volver a Guatemala de verdad un país exportador, se necesita no solo de la creatividad del empresario para identificar nichos de mercado, sino de instituciones semejantes a las anteriormente mencionadas para que desarrollen mecanismos de financiación para el comercio internacional. Con lo cual se podrá exportar más, diversificar mercados, atraer inversión extranjera directa y crear miles de puestos de trabajo bien remunerados. Medio perfecto que el Estado debiera incentivar para que la ciudadanía que ingresa a la fuerza de trabajo año con año y los hermanos deportados encuentren empleo permanente. Este tipo de iniciativas podrían realizarse no solo localmente sino a nivel regional a través del Banco Centroamericano de Integración Económica, a efecto de potencializar los tratados de libre comercio.