Viernes 19 Mayo 2017
Opinión

Imperativa reducción del IUSI

— Editorial

Durante el régimen de Álvaro Arzú (1996-2000) fue promulgada la Ley del Impuesto Único Sobre Inmuebles (IUSI), Decreto 15-98 del Congreso, por la cual se establece el IUSI, que recae “sobre los bienes inmuebles rústicos o rurales y urbanos, integrando los mismos el terreno, las estructuras, construcciones, instalaciones adheridas al inmueble y sus mejoras; así como los cultivos permanentes. Para los efectos de la determinación del impuesto, no integrará la base imponible el valor de los bienes siguientes: La maquinaria y equipo. En las propiedades rústicas o rurales, las viviendas, escuelas, puestos de salud, dispensarios u otros centros de beneficio social para los trabajadores de dichas propiedades. Para los efectos de este impuesto, se consideran cultivos permanentes los que tengan un término de producción superior a tres (3) años”.

El Artículo 11 de la referida Ley dispone: “Para la determinación del impuesto anual sobre inmuebles, se establecen las escalas y tasas siguientes: Valor Inscrito Impuesto Hasta Q2,000.00 Exento. De Q2,000.01 a Q20,000.00 2 por millar. De Q20,000.01 a Q70,000.00 6 por millar. De Q70,000.01 en adelante 9 por millar”.

La devaluación del Quetzal con respecto al Dólar estadounidense, de Q1.00 x US$1.00 a casi Q7.50 x US$1.00, prácticamente ha situado el valor de la inmensa mayoría de inmuebles en el territorio nacional por encima de los Q70,000.00, por lo que la tasa del IUSI efectiva es 9 por millar, o sea casi el 1 (0.9) por ciento, aplicable indiscriminadamente a todos los inmuebles sin importar si los mismos son destinados a vivienda de los propietarios o a obtener renta.

Sin duda, la tasa de 1 (0.9) por ciento, en concepto de IUSI, es extremadamente alta (confiscatoria) y ha venido incidiendo en que haya oposición a las revaluaciones inmobiliarias (que generalmente son arbitrarias y abusivas por falta de regulación adecuada) y a hacer autoavalúos, o en que los adquirentes de inmuebles se resistan a escriturar el valor real de adquisición, que, por cierto, también está gravado por el IVA (12 por ciento) o, en su caso, por el timbre fiscal (tres por ciento), así como por el gravoso arancel registral. Por otro lado, resulta lógico que los inmuebles destinados a vivienda o no desarrollados paguen bastante menos que los que generan producto o renta.

Por tanto, procede que el Congreso no solo reduzca la tasa del IUSI a un máximo de 3 por millar, sino que también diferencie los inmuebles gravados en los términos apuntados y regule las valuaciones inmobiliarias. Esto, inequívocamente, ayudará a mejorar la recaudación por vía impositiva y apuntalará la justicia y la equidad tributarias.

comentarios

5 respuestas a “Imperativa reducción del IUSI”

  1. Oscar Gomar dice:

    El problema es que la mayor parte de propiedades están registradas por un valor muy bajo a su valor real. Sólo las propiedad que han sido adquiridas con financiamiento bancario se registran en su valor por este valor. Las propiedades NO SE REVALUAN en el registro a medida que que se devalúa Quetzal. Hay propiedades de valores millonarios registradas a valores de principio del siglo XX.

  2. Diana Prieto dice:

    Realmente es insólito que pretendan que se registren las propiedades al 100% so pena se carcel y que los porcentajes de impuestos sigan igual; Ridiculo que esperen que la ley se cumpla, evidentemente no hicieron numeros completos. El gran problema del gobierno y los ineptos que diseñan las leyes es pretender correr cuando no saben ni gatear,, golpe tras golpe. Así cuando prospera un país? .

  3. Roberto Palacios dice:

    Segun mi forma de ver, la raíz de este problema es que la tabla que estamos utilizando para el calculo del impuesto fue establecida en 1987, mediante el decreto 62-87, con valores de esas fechas, sin embargo nuestra economía ha sufrido una inflación acumulada, desde ese año de mas de 360%, por lo que debiera actualizarse dicha tabla a valor actual, de esa forma tendríamos un gravamen escalonado de acuerdo al valor de los inmuebles, según la propuesta original.
    Es importante recordar que la municipalidad de Guatemala aplica en la actualidad, segun lo establecido en el manual de avaluos, un descuento del 75%, para el cobro de dicho gravamen

  4. Jefreey Menendez dice:

    El IUSI es el impuesto mas INJUSTO QUE EXISTE Y ES INCONSTITUCIONAL, porque observa varios pagos ilegales desde la Licencia de Construcción, pago de matrícula y el pago trimestral de por vida. INJUSTO porque las municipalidades NO contribuyen en nada para la construcción de las viviendas , pero si cobran por las licencias de construcción y, los propietarios que con sacrificio construyen o compran su casita, se quedan de inquilinos de por vida de las municipalidades y lo peor es que a cambio del impuesto NO se recibe nada de parte de las municipálidades , con lo cual infringen la misma ley del IUSI, que indica que, “Lo recaudado por dicho impuesto, debe invertirse en mejoras del lugar donde se recauda” Por otro lado, resulta absurdo e injusto, que se tenga que pagar cuotas leoninas del 9 por millar por una casita que tiene un valor de US$ 75,000 , que implica hasta una tasa de IUSI de Q 900.00 trimestral, todo esto aunado al pago de la cuota bancaria por el préstamo concedido y por último el pago de una cuota leonina que puede ser de Q500 a 700 mensuales por un supuesto mantenimiento a las mafias, constituídas en Comité de vecinos. Verdaderamente estamos bien amolados y sin esperanza de Justicia.

  5. JOSUE AUGUSTO PEREZ FIGUEROA dice:

    No creo prudente la reduccion del IUSSI, lo que procede es una revaluacion de las propiedades sean por la via voluntaria o por la administrativo, en casos hay corrupcion. Tambien lo que procede es una mejor distribucion de tal impuesto que en los muncipios debe destinarse a la educacion y a la salud. Todas las dependencias publicas estan urgidas de fondos. No obstante hay que arreciar la lucha contra la corrupcion. Los medios masivos de comunicacion tienen un importante rol que cumplir en la sanidad ESTATAL (incluidas las municipalidades)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *