Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Convocatoria a una Constituyente en Venezuela

— Editorial
Más noticias que te pueden interesar

En recientes declaraciones, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en relación a la convocatoria en Venezuela a una asamblea nacional constituyente no electa mediante el voto popular, por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó: “El hecho de haber presentado una nota de retiro de la OEA, no le da carta blanca al régimen para consolidarse como una dictadura. Tanto los países como el secretario general velarán porque ello no suceda”.

En todo caso, la Carta Democrática Interamericana (OEA) establece: “Son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al Estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”.

Almagro también señaló: “Es la hora que los derechos del pueblo sean restituidos, el continente pide que el país retorne a la democracia”, y calificó la represión del régimen de Maduro como “sangrienta” y una “indigna cobardía”.

Asimismo, Almagro insistió en que la salida de la OEA no es la solución a los problemas de Venezuela, y que “el cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana sí es la solución”.

En todo caso, cabe recordar que la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció que ese país se retiraría de la OEA, a raíz del inicio del proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela en el seno de la OEA, aunque dicho retiro ocurrirá efectivamente dos años después de la denuncia de la Carta de la OEA por parte del gobierno venezolano, tal como lo dispone dicha Carta.

“Nuestro retiro de esta organización no es coyuntural, tiene que ver con la dignidad de nuestro pueblo, tiene que ver con la doctrina bolivariana que promueve el no intervencionismo, que defiende la igualdad de los Estados, que defiende al multilateralismo en igualdad jurídica”, dijo Rodríguez.

Mientras tanto la población venezolana sufre los efectos devastadores de una economía en caos, que registra una inflación de 720 por ciento, un déficit fiscal arriba de 15 por ciento del PIB, una drástica caída de la demanda interna, un aumento indetenible de la ya gigantesca deuda pública, un incontrolable desequilibrio cambiario, un crecimiento negativo del PIB del orden de 7.4 por ciento, así como el 80 por ciento de los hogares en pobreza y una insoportable carestía y desabastecimiento de productos de primera necesidad (alimentos, medicinas, materias primas, papel higiénico, etcétera).

Etiquetas: