Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Oportunidades para todos

Es muy humano aspirar a tener fortuna y vivir una vida cómoda después de años de esfuerzo y de lucha.

— JORGE H. LÓPEZ
Más noticias que te pueden interesar

Muchos construyen sus oportunidades desde la formación académica, otros a través de la experiencia de la mano de obra o mano de obra calificada, desde la perspectiva de la disciplina y el orden, aunado a la fuerza de voluntad para sobresalir. Es muy humano aspirar a tener fortuna y vivir una vida cómoda después de años de esfuerzo y de lucha, lo que no es permitido es llegar a tener ese dinero a través de la corrupción, del robo, del secuestro. Del asalto y el narcotráfico, porque todo eso es alcanzado por la envidia, la ambición. Aquí se bifurca la primera desigualdad porque para entonces no tiene aplicación el sistema socialmente justo para que todos tengan las mismas oportunidades, porque estas se dan de acuerdo a formaciones, preparaciones y aspiraciones.

La justicia social sustenta el derecho al libre acceso al bienestar social como un derecho humano inalienable, pero se enfrenta a una dura realidad cuando las oportunidades de trabajo no se dan como resultado de la inseguridad ciudadana, de la lucha de sindicatos que en lugar de abrir posibilidades cierran la puerta a la fuerza laboral, el liderazgo se llena de comodidades en detrimento del pueblo laboral, o propicia el alejamiento de la inversión que es la gran patrocinadora de nuevos empleos.

Esa es la gran desigualdad social que no se quiere ver, porque se visualiza desde el punto de vista político y se ponen los ojos en los que tienen más, para crear frustraciones y envidias y una búsqueda incansable de hacer dinero fácil. La Biblia dice que el dinero no es malo, pero bien habido. Por eso manda a los ricos a compartirlo con el necesitado. Además dice que por alcanzarlo muchos se desvían de su fe y sufren grandes males.

Es demandante que el proceso educativo del país reforme sus estructuras y cree carreras técnicas de acuerdo a las necesidades de mano de obra calificada del país. Hasta hace muy poco el liderazgo de Guatemala en la educación superior se imponía en Centroamérica; sin embargo, poco a poco se ha cedido ese espacio, porque se dejaron de actualizar planes de estudio e inversión y los problemas políticos internos del país y de la universidad influyeron de tal manera que el cambio fue para menos.

La Escritura dice que el obrero es digno de su salario, pero allí empieza el escamoteo al acceso a las oportunidades, porque no todos tienen salario mínimo, los centros de salud permanecieron seis semanas cerrados y el derecho a la salud se vio violentado, porque los sindicalistas piden mejoras de sus prerrogativas aún más. Ese mosaico de problemas hace que se desvanezcan en el escenario social las oportunidades laborales para profesionales u obreros y aumente la tasa de desempleo en el país.

Hay que estar contento con lo que se tiene, no envidiar los bienes del prójimo, ni su mujer. No afanarse hoy, porque todos los días tienen sus propios afanes. Dios da oportunidades a todos para tener la paz interior, que es la paz que permanece en nosotros mismos. La felicidad se lleva adentro, no se busca como correr tras el viento sino son nuestras acciones.

Etiquetas: