Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Opinión

El que nada debe nada teme…

— Jose Rubén Zamora
Más noticias que te pueden interesar

Álvaro Hugo Rodas Martini fue mi respetado condiscípulo en la Facultad de Ingeniería. Estudiante brillante, hombre culto, educado, humilde, cortés; modales y maneras sofisticadas y, sobre todo, mente portentosa, digna de ser captada por la NASA o cualquier centro científico de renombre mundial, donde sin duda hubiera alcanzado el éxito sin mucho esfuerzo.

En cambio, decidió integrarse hace más de dos décadas al equipo de negociantes y marchantes de la Municipalidad de Guatemala. Lo confieso con tristeza: el mundo perdió a un potencial científico sin fronteras y, en cambio, las redes político-económicas ilícitas ganaron otro operador leal y él, su amasijo de dinero de dudoso origen y reputación.

Abajo reproducimos la airada carta de respuesta de Rodas Martini a la publicación del domingo en elPeriódico, en la que develamos algunos de los negocios corruptos del grupo que comanda el Alcalde, quien, por cierto, no tiene necesidad de hacer campaña, pues todos los días del año, todos los años, desde 1990, ha recibido y recibe nueve minutos de propaganda solapada (¿gratis?) en el monopolio de la televisión abierta.

Arzú junto a Alfonso Portillo han sido los hijos putativos favoritos de el Señor de los Canales, Ángel González, quien, a su vez, ha sido pródigo en pagarles con creces las concesiones de televisión abierta que le dieron ambos en usufructo vitalicio, que fueron clave en la conformación del poderoso monopolio de televisión abierta y el oligopolio de radio.

Vale agregar, que el mismo día que recibimos la inflamada carta del supuestamente indignado Director de Obras de la Municipalidad, llegó a nuestra redacción una serie de mensajes de reconocidos y honorables profesionales y gente de negocios, refrendando, con sus testimonios, la nota de prensa que Rodas Martini descalifica. Estas personas han sufrido “coacciones” y “extorsiones” de “los actuales directores de Empagua, de Álvaro Hugo Rodas y Geovany Miranda (quien tiene dos cargos, uno en Empagua y otro como director de la Ventanilla Única de la Muni)”.

Las denuncias coinciden en que estos funcionarios manejan negocios privados paralelos, de manera que no autorizan licencias, por ejemplo, de drenajes, si no contratan a sus “achichincles”, utilizando, algunas veces, a ingenieros sinvergüenzas que les sirven de testaferros. De esa manera “sacan a cualquiera que pretenda ofertar”, nos dicen los coaccionados.

Que estas denuncias públicas sirvan para que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto, tal como lo manda la ley.

Es triste observar, que en lugar de que la erudición, la academia, la cultura y la educación de Rodas Martini contagiara a Álvaro Arzú, genuino padre de la corrupción y la impunidad en la era democrática, más bien ha sido la ignorancia enciclopédica, la soberbia y arrogancia, la mala educación y su sempiterna pose de gallito de pelea de palenque de país bananero que padece Mono de Oro, la que enfermó a Rodas Martini.

Para establecer la verdad retamos a la Municipalidad de Guatemala, mal llamada Tu Muni, a que abra los libros de sus oscuros fideicomisos a la fiscalización rigurosa de Acción Ciudadana. El que nada debe nada teme.


Mentiras

Álvaro Hugo Rodas Martini

Director de Obras

Municipalidad de Guatemala

En El Periódico de hoy, en la sección El Peladero, publican un artículo en donde se hacen acusaciones sobre mi persona que son mentiras. Es mentira que se pidan comisiones en los proyectos que realiza la Dirección de Obras a mi cargo. Es mentira que se compre material fantasma. Es mentira que posea empresas y que tenga testaferros. Es mentira que se pague por proyectos que no se realizan.

Llevo 21 años de trabajar en la Administración Pública y estoy consciente de mi compromiso, de mi entrega al trabajo y de que en una mínima parte he servido de factor de cambio para mi país y para mi ciudad. Conozco lo difícil que es trabajar con muchas limitaciones, con legislación compleja, en medio de un ambiente político hostil. Pero de lo que he realizado me siento tranquilo y puedo ver a cualquiera de frente y a los ojos. He tenido que tomar decisiones, algunas correctas, otras tal vez no, pero me siento solvente de haberlas tomado.

He de decirle, que en la Administración Pública, he conocido verdaderos patriotas, gente que trabaja con una alta vocación de servicio. Personas que saben que tienen una misión. La misión de mejorar las condiciones de vida de los guatemaltecos.

La Municipalidad de Guatemala, talvez hoy, sea la única entidad del Estado en donde gracias a la continuidad que se ha tenido a través del voto ciudadano, que legitima su labor, donde se ha podido desarrollar una carrera pública, donde existe un proceso de desarrollo personal y profesional. Es una institución donde no existe horario ni calendario. Donde el personal se entrega más allá del deber. Es uno de los pocos baluartes de la institucionalidad del Estado. Es la que permite que exista gobernabilidad en la ciudad. Yo voy a seguir trabajando para defenderla, para consolidarla y para fortalecerla.

Las calumnias y las descalificaciones, me forzarán a ser más vigilante, más beligerante y más combativo.

El título de su artículo Siente la perseguidora, debería de aplicársele más a esa prensa corrupta que ha sido parte del sistema que ahora critica: esa prensa fafera, que ha manipulado encuestas, que ha invisibilizado personajes, que ha sobredimensionado a otros, que ha destruido el honor de mucha gente, que ha ocultado información, que ha destruido la imagen de Guatemala ante el mundo, que se oculta bajo las faldas de verdaderos poderes ocultos, que por tener la cola machucada, sirve de tambor de resonancia de los actuales grupos de poder. Tarde o temprano los guatemaltecos les quitarán las caretas y los mostrarán tal y como son.

Para terminar, quiero contarle que durante la mañana de hoy he recibido llamadas y mensajes mostrando su indignación por el artículo publicado. Yo tengo gracias a Dios, esa bendición de que quienes me conocen, me respaldan. No sé si usted tenga ese beneficio.

Etiquetas: