Jueves 18 DE Julio DE 2019
Opinión

Ministra de Salud vs. sindicalismo

Queda demostrado, una vez más, el nivel de manipulación a las que puede llegar el movimiento sindical con tal de salirse con la suya.

 

Fecha de publicación: 28-03-17
Por: Hugo Maul R.

¡Ministra de Salud: Títere del CACIF! Afirmación falaz del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Salud de Guatemala (STSG) que puede leerse en cualquiera de sus pintas en incontables paredes a lo largo y ancho del país o consultarse en su página de Facebook (https://www.facebook.com/Dignidad-Salubrista-161501337291196/). Salvo que la actual ministra de Salud hubiera cambiado radicalmente de forma de pensar, para nadie es un secreto que ella misma se define como una “mujer guatemalteca… de izquierda” (https://www.plazapublica.com.gt/users/lucrecia-hernandez-mack), postura que poco o nada tiene que ver con los valores que tradicionalmente han identificado a CACIF. Forma de pensar que seguramente mantiene todavía, tal y como ha quedado demostrado con algunas de sus decisiones al frente de la cartera. La cual, para fortuna del país y malestar del liderazgo sindical, no implica aceptar ciegamente todo cuanto piden los sindicalistas.

La defensa que la ministra Hernández Mack ha hecho de los intereses del país frente a los privilegios del STSG, señalando las irregularidades del pacto colectivo en el Ministerio de Salud, han sido interpretado por ellos como un ataque a sus privilegios. Al “no poder negar estas malas noticias, han inventado otras que las distraigan”, siguiendo al pie de la letra uno de los consejos de Goebbels, el infame Ministro de Propaganda del régimen Nazi, para responder “ataque con ataque”. De esa cuenta es que ahora asocian a la ministra con el CACIF e, incluso, la acusan de pretender “privatizar los servicios de salud”. Afirmaciones maliciosas e infundadas, basta con ojear los documentos oficiales sobre el Modelo Incluyente de Salud que la ministra impulsa, para corroborar que este nada tiene que ver con la privatización de la salud

(http://www.mspas.gob.gt/images/files/modeloincluyente/ModeloIncluyenteSalud.pdf). Sin embargo, poco parece importarle al sindicalismo público que se impulse un modelo afín a los ideales que dicen defender, si el mismo implica algún tipo de reforma que afecte sus intereses. Afortunadamente, ante los ojos de la ciudadanía cada vez queda más claro los verdaderos intereses detrás del sindicalismo público.

Queda demostrado, una vez más, el nivel de manipulación a las que puede llegar el movimiento sindical con tal de salirse con la suya, llegando al punto de ni siquiera respetar la integridad intelectual de una persona que profesa ideales similares a los que ellos dicen defender. Esto a pesar que, según se lee en la propia página del MSPAS, la ministra no tiene problema alguno en afirmar que “es precisamente en las y los trabajadores de salud en donde [piensa] encontrar ese fortalecimiento institucional” (http://www.mspas.gob.gt/index.php/institucional/acerca-del-mspas) del ministerio. Sin embargo, de nada valen actitudes como estas frente al insaciable apetito de la dirigencia sindical. Habrá que esperar que la Comisión de Salud del Congreso no haga de la próxima interpelación un linchamiento político y se preste al juego del STSG y el FNL.