Lunes 27 Febrero 2017
Opinión

Taxis, Uber y la destrucción creadora

En todo caso, los taxistas no deben culpar a Uber por su pérdida de participación en el mercado.

 

— Mario A. García Lara

El jueves pasado se produjo en esta ciudad una manifestación de cientos de taxistas que, además de protestar ante el clima de violencia (asaltos y extorsiones), se quejaba de una nueva amenaza a su negocio: la incursión de Uber, un nuevo competidor no regulado. Este tipo de protestas se ha repetido en muchas otras ciudades del mundo cada vez que Uber empieza a operar y a quitarle negocios a una industria (la de taxis) que, sea por un sistema de permisos u otras regulaciones, suele presentar barreras de entrada a nuevos competidores.

Uber, con sede en California, existe desde 2009 pero empezó a operar en Guatemala hace apenas unos meses con una oferta de transporte más barato y seguro que el de los taxis. Mientras que para tomar un taxi rotativo hay que esperar a que  se aparezca alguno en la calle, darle direcciones –y hasta orientar– al taxista, tener efectivo para pagar, y rezar para que el taxista sea honesto, en el caso de Uber el pasajero contacta y paga el viaje mediante una aplicación en el teléfono celular que le informa cuando el vehículo (previamente calificado por la empresa, al igual que el chofer) llegará a recogerlo al lugar convenido, y alimenta el software del chofer con la información hasta guiarlo al destino final. El servicio ofrece mayor conveniencia y seguridad que un taxi, casi siempre a un menor costo.

Uber es más una empresa de intermediación con tecnología que una de transporte, pues su rol consiste en poner en contacto a un demandante de transporte, con un oferente que utiliza su propio vehículo para satisfacer dicha demanda. Hoy opera en más de 425 ciudades en 72 países, habiendo generado ingresos en 2016 por más de US$4 millardos, el doble que el año previo. Su éxito se debe no solo a la innovación y la tecnología, sino también a su actitud agresiva, tanto frente al mercado, como ante las autoridades y las regulaciones, a veces inexistentes en países como el nuestro que tardan en adaptarse al cambio tecnológico.

La innovación, aunque indispensable para el progreso, inevitablemente ocasiona víctimas en un proceso que el economista Joseph Schumpeter llamó “destrucción creadora”: el crecimiento económico depende de los emprendedores que desarrollan ideas de negocio innovadoras (como la de Uber) que llevan a las industrias antiguas (como la de taxis) a la obsolescencia. Eso ocurre permanentemente como, por ejemplo, sucedió hace cien años cuando el teléfono fue dejando sin empleo a los telegrafistas.

Uber sigue innovando agresivamente (ha empezado a incursionar en logística y en nuevas tecnologías, como la de vehículos sin piloto) con vistas a hacer del servicio de transporte de personas algo tan barato y conveniente que sea incluso preferible a tener un carro propio. Pero la empresa también tiene vulnerabilidades, como la incertidumbre ante nuevas regulaciones, su sistema de precios variables (sus tarifas varían según la hora y la disponibilidad de vehículos), o el surgimiento de competidores basados en la tecnología (que ya operan alrededor del mundo y están empezando a hacerlo en Guatemala) que podrían obstaculizar su crecimiento.

En todo caso, los taxistas no deben culpar a Uber por su pérdida de participación en el mercado. Lo mismo está empezando a ocurrirle a la industria hotelera –que enfrenta la competencia de intermediarios tecnológicos como Airbnb–, o a las aerolíneas –versus las compañías de bajo costo-. Siempre que los nuevos emprendimientos ofrezcan a los clientes un producto más conveniente y barato, las fuerzas de la destrucción creadora seguirán actuando, aunque ello signifique que quienes no logren adaptarse queden irremediablemente tendidos en el camino.

comentarios

14 respuestas a “Taxis, Uber y la destrucción creadora”

  1. alfonso villacorta dice:

    hay varias formas de ver la realidad y, claro, los taxistas rotativos no son economistas ni analistas pero el uberismo es una manifestación preocupante de la economía venida a menos que convierte a profesionales y clase media con auto propio en sobre sub trabajadores porque no son ni profesionales a tiempo completo ni taxistas de ocho horas diarias y los convierte en una modalidad de lumpen o como se diría en otros tiempos “capitalistas del centavo” solo que con un carro, como medio de producción, ya son “empresarios idependientes, audaces y emprendedores”

  2. JOHN HOPE dice:

    No hay que ser economista para vivir la Economía, como no hay que ser meteorólogo para mojarse cuando llueve. Si existe los que llaman ahora “uberismo”, es porque hay quien prefiere o tiene que escoger esa opción sobre otras, ya que siempre se escoge la mejor opción asequible. En cuanto a ser profesional a tiempo completo o taxista a tiempo completo, sólo es aplicable cuando se establece en una relación contractual. De otra forma el individuo es libre de trabajar el tiempo que considere que debe o quiere hacerlo. No se puede limitar, por ejemplo, a un ingeniero, que haga otra cosa que no sea trabajos de ingeniería. El ingeniero puede manejar un carro si lo hace bien, con responsabilidad, y si lo desea hacer. OTRA VEZ LA MANÍA DE QUE ALGUIEN MÁS ES MEJOR QUE YO PARA DECIDIR LO QUE HAGO CON MI PROPIA VIDA.

  3. Carlos Salazar dice:

    La agroindustria de la forma que se proyecta resulta realmente insustentable, utilitaria a extremo, de un desempeño pujante, enfocado en satisfacer mercados en constante crecimiento que les llevan a arrasar con cuanto bosque, rios, lagos; biogás imprescindibles a la Biósfera Terráquea se encuentren al paso de su voracidad empresarial. ¿A cuántos guatemaltecos beneficia la bonanza económica de la Palma Oleífera? …porque DAÑA TODO EL AMBIENTE, LA TIERRA, LOS RÍOS, LOS LAGOS, LOS BOSQUES Y A TODOS …A TODOS.

  4. Mario Vargas dice:

    Hace unios meses viejé y al regresar, como me dieron viaticos tenía que justificar con facturas el regreso desde la zona 10 a mi casa. NINGUN taxista tenía o quería darme factura, al final encontré uno frente a un hotel que sí facturaba.
    Entonces quiere decir que al rededor del 95% no dan factura, algunos dicen que porque el dueño las tiene no pueden dar. Bueno se acabó la fiesta para los taxistas evasores, que incluso tiene dos taxis de la misma marca registrados como un solo taxi.
    QUE PAGUEN IMPUESTOS entonces se verá si son verdaderamente competentes

  5. Alan Cosillo dice:

    Cuando se tiene visión corta, se cree que Uber es un gran sistema. Aún en Nueva York los pilotos que participaron en ese sistema se dieron cuenta que los explotaban, la empresa no paga impuestos localmente, y sus pilotos no se registran legalmente, haciendo competencia desleal. En economía su destrucción creadora, puede ser comparada con un Dumping o bien contrabando. Para ser piloto formal la administración municipal le pide una gran cantidad de requisitos, para ser piloto de Uber solo basta llenar la solicitud y tener un carro reciente. En Guatemala el sistema de taxis es barato, ya que por ser una actividad con pocas barreras de entrada, la mayor parte de jubilados y gente que tiene un poco de dinero emprende en ese negocio, por lo que el negocio estaba realmente saturado. Ya verá que unos meses los pilotos de Uber también desertaran por que el negocio es muy marginal, de alrededor de Q400 diarios a tiempo completo (aproximadamente se distribuye en Q200 para el dueño del taxi, Q200 para el piloto, y algo para el combustible) , para un piloto ocasional eso no será negocio, en especial por que Uber cobrá más al taxista que lo que cobran los dueños de los taxis en Guatemala.

  6. juan Chanax dice:

    GLOBALIZACION ? ! !?

    brexit ! ! ! ! !

    QUE NOS CONVIENE ?? uber O LEGISLACION DE TRANSPORTE ??!?!

  7. Edgar Ibarra dice:

    Uber cobra en comision entre 5% y 20%, lo cual no es nada comparado con lo que le cobran a un taxista. En México donde ya hay cifras confiables. un chofer de Uber gana aproximadamente $700 mensuales… quien no va a querer ser chofer de Uber?Las regulaciones que hay en muchos lugares no son para dar un mejopr servicio sino para que haya una barrera de entrada y no haya competencia. Yo como consumidor opino que el servicio de taxis en Guatemala es PESIMO y por lo tanto Uber va a ser un exito si es que un payaso no viene a tratar de prohibirlo.

  8. Juan Garcia dice:

    Señor economista: Lo que no se vale es que UBER “queme capital” para seguir posicionada en el mercado a costa de hacer quebrar cualquier halo de competencia. Leer artículo __”El dilema de la quema de capital de Uber”__ Uber para ganar 1$ PIERDE 2$. La mitad de los choferes de Uber abandonan antes del primer año cuando se dan cuenta que no compensa por la depreciación de vehículo y seguro, eso se llama traslado de costos.

  9. Herberth Castellanos dice:

    Uber, AirBnB, Netflix o como en su momento fue Amazon, no son mas que tecnologías disruptivas que vienen a cambiar radicalmente la forma en que se hacen negocios. No hay protesta o movimiento que sea capaz de detener esa tendencia. Pregúntenles a los chatíos que venden películas pirata en la calle como va el negocio y les van a decir que muy mal. Ya casi nadie compra películas pirata porque ahora todos ven contenido en streaming, ya sea por un medio legal como Netflix o por sitios “piratas” donde se pueden encontrar películas y series enteras, así que quién va a gastar en andar comprando discos en la calle? El mundo sigue cambiando a pasos vertiginosos, quien no lo quiera aceptar va a morir engañado.

  10. humberto arevalo castillo dice:

    Lo que pasa es que estamos acostumbrado a los malos servicios, y cuando aparece algo bueno nos lo traemos al suelo, Igual que la historia de “la cubeta de cangrejos, que al que se quisiera salir se la traian al fondo” Que tristeza de Pueblo y que grandeza de Pais por su naturaleza

  11. giffiti dice:

    lo mismo pasa con el air BnB, ahora duenos de casas estan rentando por una noche algunas habitaciones que les sobran, normalmente a turistas, y ellos no reportan impuestos, y le quitan trabajo a los hoteles que estan legalizados, establecidos y que han invertido en infraestructura, empleos, etc.

    Es cierto que la gente tiene que comer, pero tanto uber como airbnb, fometan el comercio informal, al ser incapaz, el pais de fiscalizarlo.

    por otro lado, los ~legalizados~ quiza con la competencia, aprendan a no ser abusivos y mejor cobrar lo justo sin aprovecharse, hay tanta mafia dentro de los taxistas y tambien hay taxistas siendo extorsionados que da miedo. Es mejor el bajo perfil, y Uber, va a llenar un enorme vacio por la falta de seguridad y buenos precios que sufren los que abordan taxi

    Es complicado, pues no se puede generalizar ni demonizar, tampoco se debe impedir la libertad de emprender, de ganar dinero de forma honesta, pues es un derecho humano. sin embargo los taxistas tambien pueden ser parte de Uber y seguir siendo taxistas, yo no veo el conflicto.

    Ponerse en los zapatos de los demas es lo ideal, tanto taxistas como los Uber,tienen que comer y sostener a la familia. Creo que hay espacio para todos, solo que nuestra gente en lugar de servir a la competencia desleal, que sirva al projimo sin envidia, sin querer aprovecharse de el. Dios no desampara al justo, ni su simiente mendiga pan.

  12. Lupita Lemus dice:

    Opino que toda profesión tiene competencia directa e indirecta (la competencia indirecta de el aceite es la margarina). Los usuarios tienen derecho a tener más opciones . Los problemas con Emetra son muy de ellos. No tiene qué ver con uber. Con respecto del carro en uber depende del piloto. Si el usuario te desvía mucho de tu ruta diaria, no lo aceptas. La idea es qué sea un tipo de “jalón” pagado after office. No funciona cómo taxi. Es diferente

  13. Saúl Estrada Ch. dice:

    No he utilizado Uber, pero si me llama la atención el servicio de moto-taxis, ideales para poder llegar a tiempo a entregar una oferta, o a una cita, etc. En 1968, cuando viajabamos en cicle desde la zona 5 al Instituto Técnico Vocacional en la zona 13 en la vecindad del Hall, algunos compañeros que (muy pocos) que ya tenían autos y los podían manejar, nos llevaban por cinco centavos. Si llevaban a cinco compañeros hacían cincuenta centavos al día, suficiente para pagar su gasolina y comprar sus llantas. Eso es una buena práctica para estos días en los cuales ya no hay espacio para más autos y motos, y montarse en una cicle resulta suicida. Si se puede estimar, cuánto pierde el Estado por las horas perdidas en esperar buses y tener que viajar en las madrugadas y esperar hora y media a que abran la empresa en donde se trabaja, quién absorve directamente ese costo además de perder mucho del tiempo de la vida en colas y más colas y todos sus inconvenientes. Ya llegó el tiempo de que los niños se trasladen a estudiar cerca de sus casas para irse a pie o en cicle como se acostumbra en USA. Eso de Uber no debería desvelar a nadie, hay un nicho de mercado para muchos servicios como un servicio en línea de motos al estilo Uber, pero muy chapin, es cuestión de pedirle a algún programador inteligente que implemente la aplicación usando APS grátis que ya existen, y por qué no, para autos también?, es una actividad que puede registrarse. También hay espacio para una aplicación como la que hay en Japón, para rentar colmenas humanas, consistentes en espacios para dormir con baños compartidos, para quienes quieren quedarse a dormir frente a sus trabajos; frente a la Universidad, etc. Los usan en los aeropuertos y estaciones de tren, para no pagar hoteles, y así puede emprenderse todo lo que la gente necesita y pueda pagar. Por qué no?

  14. Elver Garrica dice:

    Hay dos problemas; La inseguridad está golpeando a todos los sectores de la ciudadanía y el parque vehicular en la ciudad capital, está muy saturado ya. El problema es que no hay conciencia, por ejemplo: hay familia de 5 miembros y todos quieren viajar en su propio carro; mucha gente prefiere tener carro, aunque no tenga casa. En relación al transporte público: en el transurbano, ya se están deteriorando las unidades, ¿Será una estrategia de los socios para hacer creer que no alcanza el subsidio? o ¿Será porque por allí viene la CICIG y el MP, y quieren aparentar que hay más pérdida que ganancia? ; En el transmetro, todos depositan su pasaje (1 paloma de Q.1), pero no hay ningún control de los ingresos por este servicio; en los buses rojos es un atentado subirlos, parecieran jarrías de la muerte, que el usuario va colgando con el riesgo de caerse, de que los mareros lo asalten o lo más reciente, que lo salpiquen por detrás y llegue manchado al colegio o al trabajo. Y los taxis, los hay legales y fantasmas. La verdad, tanto el taxista como el usuario corren un gran riesgo, porque el taxista no sabe quién se va subir y el usuario no sabe quien conduce el taxi. Se ha sabido de casos donde el cliente se sube, paga con billete grande y lo que ha hecho supuesto taxista, es amenazar al usuario con pistola en mano y bajarlo sin entregarle el cambio. Y es que la mayoría de choferes de taxis, son los ayudantes (brochas) de los buses rojos que ya dejaron de funcionar. La mayoría son abusivos, mal hablados, careros, gritones, prepotentes y si es posible le echan el taxi encima a la gente o a otros carros con tal de llegar a donde quieren. ¿Y el arzú? ¡Bien gracias! Alucinando la ciudad del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *