viernes 17 febrero 2017
Opinión

Entendiendo el Liberalismus

Para los enemigos de la libertad, el liberalismo es enemigo del bien común.

— Federico Bauer Rodríguez

El título de la columna se refiere al título original del libro escrito en 1927 por Ludwig von Mises, y que se encuentra ahora como Liberalism the Classical Tradition.

En la batalla de ideas que enfrentamos todos los comunicadores, eso incluye no solo a los que tenemos columnas o programas de radio y televisión, sino a los millones de usuarios de las redes sociales, nos enfrentamos con un serio problema: las palabras tienen distintos significados y los comunicadores pueden darle  interpretaciones antojadizas.

Mises, aparte de otras obras más académicas, escribió Socialism y Liberalism, en las cuales explica su interpretación de ambos conceptos.

Mi interpretación personal es que liberalismo es una filosofía de vida, una manera de buscar la verdad y una manera de aceptar la responsabilidad individual en todos los temas, económicos, éticos, jurídicos y espirituales.

Para el doctor Alberto Benegas Lynch: liberalismo es el respeto irrestricto al proyecto de vida de los demás. Excelente definición.

Regresando a von Mises aquí algunas de sus ideas: (traducción propia).

El liberalismo no es una doctrina completada o un dogma fijo.

Por el contrario, es la aplicación de las enseñanzas de la ciencia a la vida social del hombre.

Liberalismo es una doctrina dirigida en su totalidad a la conducta humana.

Liberalismo siempre ha tenido su vista en el beneficio colectivo y no en el de grupos especiales.

Capitalismo es el resultado de practicar los principios liberales en la sociedad.

Para los emprendedores y los capitalistas la única forma de enriquecerse es proveyendo a sus clientes lo que estos creen que necesitan.

Globalización es producto del liberalismo y el capitalismo del siglo XIX.

La propiedad privada es beneficiosa para todas las clases sociales. Tratar de igualar los ingresos disminuye la productividad y empobrece a ricos y pobres.

La moral es el requisito necesario para la existencia en sociedad de todos sus miembros individuales. Todo lo que sirve para preservar el orden social es moral.

El Estado según la doctrina liberal tiene que proteger la propiedad, la libertad y la paz.

Liberalismo se limita entera y exclusivamente a la vida terrenal. Puede convivir con la religión y no se mete con ella. Por el contrario, las religiones atacan al liberalismo.

Antiliberalismo: la oposición no viene por la razón, sino por una actitud patológica mental, resentimiento y una condición neurasténica que podemos llamar el complejo de Fourier.

Mis comentarios: los antiliberales son buena parte de la burocracia que viven como parásitos, algunos líderes religiosos y políticos, porque temen perder al rebaño, y los cobardes que no aceptan la responsabilidad individual.

Para los enemigos de la libertad, el liberalismo es enemigo del bien común, ya que los liberales no aceptamos mantener a una pandilla de haraganes que vive del esfuerzo ajeno; por el contrario, somos los que producimos ideas y recursos materiales que han hecho posible la civilización en que vivimos todos, con comodidades que los habitantes del siglo XIX no soñaban tener.