Sábado 18 DE Noviembre DE 2017
Opinión

Una coyuntura compleja

No se trata de sumarse..

 

— Mario A. Mérida G.
Más noticias que te pueden interesar

Los temas de coyuntura son entre otros, las reformas constitucionales, que conlleva el agrio debate acerca del llamado pluralismo jurídico, poco entendido, porque a algunas veces cae en el plano ideológico; otras en racismo y ocasionalmente en lo eminentemente jurídico. Esto ocurre por la ausencia de información sobre las reformas. El año pasado Prensa Libre publicó los resultados de una encuesta sobre este tema: Vía Twitter (494) 11 por ciento conoce el proyecto de reformas al sector justicia y 89 por ciento no lo conoce. Por votación (360) el 56 por ciento no sabe NADA, 32 por ciento MUY POCO, siete por ciento LO SUFICIENTE y el cinco por ciento está MUY BIEN INFORMADO (28nov2016)

También se comenta abierta o solapadamente sobre la CICIG y el rol que juega en nuestro país actualmente, tal como en su oportunidad se discutió acerca de la Comisión de Investigación de Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad (CICIACS). Reproduzco lo comentado hace catorce años “…no se trata de cuestionar o deslegitimar la CICIACS, sino proponer algo inteligente y serio; como su conversión en una comisión de apoyo y fiscalización a la labor del MP, en esta tarea de interés nacional, no obstante que esta fiscalización puede hacerse con o sin comisión”. También expuse que “La iniciativa, era inviable en la medida que dejó un rol secundario al Ministerio Público (MP); único ente responsable de la investigación penal” (elPeriódico. 12/02/2003).

Hace siete años también surgió de nuevo el tema de la CICIACS, en esa oportunidad se dijo cualquier cosa al respecto, “hasta insinuar que sus opositores pertenecían a esos oscuros grupos, a pesar que varios de los que se han opuesto son juristas o columnistas conocedores de la Constitución Política de la República de Guatemala y con amplia experiencia en el tratamiento de estos temas” (elPeriódico. 13/junio/2010)

En estos momentos, no se trata de sumarse a quienes están a favor o en contra de la CICIG o de quienes quieren que el comisionado Velásquez se retire, con el riesgo que venga otro Castresana o Dall’Anese, que solo dejaron listas de jueces. La interrogante a resolver es, ¿Está actuando la CICIG fuera de su mandato? Sí es así, ¿A qué Organismo del Estado le corresponde intervenir al respecto? Una vez resuelto este entuerto, se habrá terminado la discusión, porque “La CICIACS –ahora CICIG– es idea de guatemaltecos, por lo que la solución tendrá que venir del país” (Secretario General Adjunto Kieran Prendergast).