Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Satanización de las Comisiones de Postulación

— Editorial
Más noticias que te pueden interesar

Las Comisiones de Postulación surgieron como una suerte de instancia de participación ciudadana (a modo de contrapoder), a través de miembros, representantes o delegados

de instituciones de la sociedad civil ajenas a los órganos del Estado (universidades, gremios profesionales), en los procesos de selección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y de la Corte de Apelaciones (CA), así como del Fiscal General de la República (FGR) y del Contralor General de Cuentas (CGC), entre otros funcionarios. Fueron concebidas como una especie de tamiz ciudadano, que, en alguna medida, filtrara a los aspirantes con base en una evaluación objetiva por méritos, y que los órganos nominadores o electores (Congreso, Presidente), solo pudieran seleccionar de las nóminas de candidatos elaboradas.

La primera Comisión de Postulación se integró en 1983, con motivo de la elección de los magistrados del TSE. La misma elaboró una nómina de candidatos, entre los que la CSJ eligió como magistrados del TSE a Arturo Herbruger, Justo Rufino Morales, René Búcaro, Gonzalo Menéndez y Manuel Ruano. Fue un proceso exitoso. Asimismo, en la Constitución de 1985 se incorporó la integración de una Comisión de Postulación para que elaborara la nómina de candidatos a cuatro magistrados de la CSJ (de los nueve titulares). El proceso de postulación de 1986 también fue exitoso. La elección de magistrados de la CSJ y de la CA en 1992 se politizó y fue muy cuestionado, lo que dio pie a que se reformara la Constitución (1994) para que una postuladora elaborara la nómina de candidatos a magistrados de la CSJ

(13) y otra postulara a los candidatos a magistrados de la CA. También se previeron postuladoras para presentar candidatos a FGR y CGC.

Si bien actualmente se considera excesivo el número de integrantes de las Comisiones de Postulación de candidatos a magistrados de la CSJ y de la CA, debido a la proliferación de Facultades de Derecho, la verdadera crisis de los procesos de postulación de candidatos a magistrados se originó de las sentencias de la Corte de Constitucionalidad (CC) de fechas 31 de enero de 2007 (recaída en los expedientes acumulados 1903-2003, 2183-2003 y 2261-2003) y 19 de noviembre de 2014 (recaída en los expedientes acumulados 4639-2014, 4645-2014, 4646-2014 y 4647-2014), que anularon el procedimiento de selección por oposición (evaluación objetiva) de magistrados, previsto en la Constitución y en la Ley de la Carrera Judicial, y tergiversaron los requisitos y escalafones constitucionales para optar a las magistraturas, así como de la evaluación discrecional y subjetiva de candidatos establecida en la malhadada Ley de Comisiones de Postulación.

La Comisión de Postulación de candidatos a magistrados del TSE, integrada por cinco miembros (el Rector de la Usac, un representante

de los rectores de las universidades privadas, el Decano de Derecho de la Usac, un representante de los Decanos de Derecho de las universidades privadas y un representante del Colegio de Abogados), no ha sido tan cuestionada, aunque los partidos habían elevado a 40 la nómina de candidatos. Afortunadamente, en la última reforma de la Ley Electoral dicha nómina se rebajó nuevamente a 20.

Las Comisiones de Postulación no son el problema en sí mismas, sino que el excesivo número de sus integrantes y que la CC abrió la puerta a la absoluta discrecionalidad y al subjetivismo de los postuladores al eliminar los límites (frenos) constitucionales en las sentencias indicadas (que, por cierto, debería solicitarse que sean expulsadas de la jurisprudencia constitucional), que, en el caso de las Comisiones de Postulación de candidatos a magistrados de la CSJy de la CA, dichos límites son el respeto a la carrera judicial, la selección por oposición y el cumplimiento de los requisitos de capacidad, idoneidad, honradez y reconocida honorabilidad, cuya evaluación en la Ley de Comisiones de Postulación se volvió antojadiza.

Etiquetas: