Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Recordemos el objetivo original que planteaba la Reforma Constitucional

El fortalecimiento de nuestro sistema de justicia y su independencia.

 

— Juan Carlos Zapata
Más noticias que te pueden interesar

En los últimos días ha subido de tono la polarización en el país por grupos que por razones políticas ajenas a lo que se solicitaba en las manifestaciones pacíficas durante el 2015, decidieron incluir el tema de jurisdicción de pueblos indígenas en la Constitución y ponerlo al mismo nivel que la Corte Suprema de Justicia.

La redacción no oficial que ha circulado, debido a que lastimosamente los diputados no han hecho público el texto de enmiendas a dos días de que supuestamente se retome la discusión en el Congreso, ciertamente plantea más dudas que beneficios de lo que podría significar para Guatemala el reconocimiento de otras instituciones como el Registro de la Propiedad y de qué áreas del derecho la jurisdicción de pueblos indígenas podría conocer sobre derecho mercantil, civil, penal.

Otra de las preocupaciones que surge es ¿cuál sería el límite a los castigos de las autoridades en la jurisdicción de pueblos indígenas? Por ejemplo, sabemos que los azotes son comunes en algunas partes para crímenes como el robo. El texto de enmienda a la Reforma Constitucional menciona que las decisiones no pueden ser contrarias a los derechos humanos, ¿qué autoridades se van a atrever a cuestionar a otras autoridades de pueblos indígenas bajo la nueva Constitución, si hoy que podrían actuar penalmente sobre aquellos que infringen la ley aduciendo autoridad y azotando a un joven en una plaza, no se animan a hacerlo?

Pero vamos más a fondo, supongamos que es cierto la teoría de algunos que en esos municipios hay menos homicidios porque allí las maras le temen a las autoridades de pueblos indígenas, quienes tienen un sistema comunal basado en la experiencia para otorgar castigos. ¿Por qué hay tantas violaciones a niñas en esos lugares, niñas que sus padres, tíos y familiares abusan de ellas desde temprana edad? ¿No sería correcto que antes de que estén al mismo nivel que la Corte Suprema de Justicia, conociéramos más sobre ello? Que entendamos los límites y diferencias sobre decisiones respecto a las autoridades en Sololá, Totonicapán, Chichicastenango, Quiché, Palín y varias otras que existen.

Recordemos que Guatemala es signataria de convenciones internacionales sobre derechos humanos, no podemos tener territorios donde sí se exija su cumplimiento y territorios donde no. Debemos conocer las ventajas que han logrado las autoridades indígenas e incluir las buenas prácticas a nuestro sistema de justicia, pero no pretendamos separar más al país. Mantengamos la unidad del sistema de justicia y recordemos el objetivo original que planteaba la Reforma Constitucional sobre fortalecer la

independencia judicial.

@jczapata_s

Etiquetas: