Jueves 18 DE Abril DE 2019
Opinión

Depuración de los tres Organismos del Estado

No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza ni deuda que no se pague.

 

— Danilo Parrinello

Fue a principios del año 2012 que escribí, aquí en elPeriódico un artículo que titule Diputados: dignidad o depuración en el que hacía un llamado a los diputados a que se comportaran con dignidad y honradez o vendría la depuración. No lo creyeron, no atendieron o no entendieron. Hoy, cinco años después, hay algunos “honorables” diputados que creen que nada ha cambiado como que están ciegos, no ven que hay varios de sus colegas, de los que estaban en el Congreso en el 2012 que están ya en la cárcel. Y que irán para ahí más muchos más.

Insistiendo en el mismo tema, cuatro años después, en el 2016, el 30 de enero, escribí en esa misma tónica otro artículo titulado Honorables diputados. Les decía que debieran recuperar los valores, esos de los que nos hemos sentido tan orgullosos los Chapines o vendría la depuración. Pero pasaron los años y los “honorables” diputados que creen que nada ha cambiado como que están ciegos, no ven que hay varios de sus colegas, de los que estaban en el Congreso en el 2012 que están ya en la cárcel. Y que irán para ahí más de muchos más.

Insistiendo en el mismo tema, cuatro año después, en el 2016, el el 30 de enero, escribí en esa misma tónica otro artículo titulado Honorables diputados. Les decía que debieran recuperar los valores, esos de los que nos hemos sentido tan orgullosos los Chapines o vendría la depuración. Pero pasaron los años y los “honorables” diputados, unos por acción y otros por omisión, fueron responsables de la debacle a la que llegó el Congreso. O no entendieron o no quisieron entender; hoy es vox populi que son cuarenta los diputados en los que pudo más su ADN de delincuentes que el de hombres y mujeres honrados, y ahora esos cuarenta y talvez otros tantos, que tienen la “cola machucada”, dentro de poco serán huéspedes del Mariscal Zavala, Matamoros y cuando ya no quepan pues tendrán que ir a la zona dieciocho. Pareciera que sueñan con ir a parar al bote.

No quiero dármelas de Nostradamus (Michel de Nôtre-Dame), ni del Brujo de la Boca del Monte, simplemente entendiendo el sentir de la ciudadanía pensante, que día a día denuncia las corruptelas en todos los Organismos del Estado y de ahí la exigencia de la depuración.

Primero fue el Organismo Ejecutivo con la vergonzosa salida, por la puerta de atrás y directamente hacia la cárcel del Presidente Otto Pérez y su Vicepresidente Roxana Baldetti. De los altos funcionarios del Partido Patriota, por fin cancelado, que más de uno anda huyendo pero que tarde o temprano regresaran engrilletados. También urge la depuración en los puertos ya que llora sangre lo que ahí sucede y ni el MP ni la CICIG hacen nada.

Después como todos sabemos empezó la depuración, que ya no la detiene nadie en el Organismo Legislativo. No quisieron oír, no quisieron entender y ahora veremos los antejuicios, los juicios y la cárcel. “Honorables” diputados ofrézcanse, pero ya, a “cantar la melodía” y así talvez se les rebajan las penas.

Con tristeza, pero con esperanza también, vemos ahora que empieza la depuración en el Organismo Judicial. Son demasiadas las pruebas, contra oficiales judiciales con casas y carros que con su sueldo no podrían comprar nunca. Todos nos preguntamos ¿Qué pasó con la dignidad de los jueces que tanto admirábamos, qué pasó con sus juramentos? Pareciera que ya todos en el Organismo Judicial se contagiaron y por eso ahora vemos a Magistrados y Jueces con antejuicios y repito con tristeza los veremos condenados. Tristeza no por el funcionamiento delincuente, no, tristeza porque destruyen la imagen y la credibilidad que siempre hemos tenido en el sistema Judicial.

Etiquetas: