Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

Llegó Trump

No es con preocupaciones y lástima que se va a erradicar la pobreza.

— Jaime Arimany
Más noticias que te pueden interesar

Hace unos meses escribí un artículo sobre la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, decía en aquella ocasión que si llegaba a la presidencia sería el primer presidente del mundo de los países desarrollados, como: EE. UU., Europa, algunos de Asia como: Japón y Corea del Sur, Singapur, etcétera que nos reconoce la verdad, de que lo primero va, lo que le conviene a su país; segundo, lo que le conviene a su país; tercero, lo que le conviene a su país; no tengo idea de hasta cuándo y cuánto les interesa realmente erradicar la pobreza de nuestros países.

Nos quieren imponer normas y leyes que ellos no tenían cuando estaban en un período de pobreza como el que tenemos nosotros, la aplicación de la justicia de hoy es diferente a la que tenían en esa época; al leer los periódicos, encuentro artículos de periodistas que evidentemente no leen a otros periodistas, para analizar si tienen razón, y siguen perdidos en una engañosa filosofía con aspecto de verdad, apoyándose en el buen corazón de personas, generalmente sin el estudio de la acción humana, es decir de economía, o que inclusive han tenido una preparación académica en esa área, pero que normalmente va dirigida a buscar el desarrollo basado en la igualdad económica para todos y en un engañoso amor al prójimo, la cual les impide ver la triste realidad de las consecuencias que lleva el aplicar dichas teorías.

Debemos reconocer que la igualdad para todos, únicamente se puede lograr llevando a los más capaces hacia abajo; es decir, para los niveles de capacidad inferiores; por ejemplo, si yo quisiera cantar igual o con la categoría de mi admirado amigo Mario Chang, nuestro gran tenor, únicamente podría lograrlo lastimándole las cuerdas vocales. Si quisiera jugar fútbol al nivel de Cristiano Ronaldo o de Lionel Messi, tendrían que tener muy, muy lastimadas las piernas; Si quisiera tocar piano como mi maestro de veintiún años Carlos Fernando Jr. Medina, tendría él, que tener rotos los dedos, ya que me sería imposible hacerlo; la igualdad para todos es imposible y es precisamente esa desigualdad, que hay entre todos los habitantes de una sociedad, la que, si se lleva con un plan de educación, desarrollo y responsabilidad, antes que de derechos; por supuesto, no estoy hablando de los derechos naturales como el de la vida, el de respirar, alimentarnos, etcétera.

Precisamente es la diferencia, basada en la variedad en la forma de pensar y de vivir, la que le da riqueza y desarrollo a una nación. No estoy hablando de lo que debería ser la obligada búsqueda de un pueblo por lograr que toda la población tenga alimentación, vestimenta, vivienda, atención médica, transporte, fondos de retiro, etcétera.

Hace poco me decía un amigo filósofo que, por lo menos en Cuba, aunque hay pobreza y no hay desarrollo, como el de los países ricos, los niños no mueren de hambre, lo cual es cierto, pero también lo es que, de alguna manera, tienen limitado el número de hijos, a pesar de lo cual, y lo tremendamente triste es que, con ese sistema nunca van a salir de la pobreza, Rusia y China lo están cambiando para lograrlo. No es con preocupaciones y lástima que se va a erradicar la pobreza, es con preparación, esfuerzo y dedicación que se logra avanzar en el campo del desarrollo. El problema es encontrar cuál es la preparación adecuada, hacia dónde se debe dirigir el esfuerzo y en qué nos vamos a dedicar para lograr solucionar los terribles problemas y penas que vive una gran parte de nuestra población.

Etiquetas: