Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

La Copredeh sigue viento en popa

— Editorial
Más noticias que te pueden interesar

La Comisión Presidencial Coordinadora de la Política del Ejecutivo en Materia de Derechos Humanos (Copredeh), creada durante el régimen de Jorge Serrano Elías (1991-3), mediante el Acuerdo Gubernativo 486-91 de fecha de 12 de julio de 1991, se concibió como una dependencia de apoyo al Presidente de la República
en la cuestión de derechos humanos.

Por medio del Acuerdo Gubernativo 266 de fecha 22 de septiembre de 2016, emitido por el vicepresidente Jafeth Cabrera, en funciones de presidente
de la República, por ausencia del titular Jimmy Morales, se designó al Presidente y al Director Ejecutivo de la Copredeh, para que, en nombre del Estado de Guatemala, en forma conjunta o separada, indistintamente, comparecieran ante el Sistema Interamericano de DD. HH., con el objeto de llevar a cabo las diligencias pertinentes ante la Comisión Interamericana de DD. HH. (CIDH) y la Corte Interamericana de DD. HH. en los casos que se substancian ante dichas instancias internacionales contra el Estado de Guatemala.

Esto supone que la Presidencia de la República delegó la función de representación del Estado en el plano internacional, que, de conformidad con la Constitución y la Convención de Viena, le corresponde, con exclusividad, al Presidente y al Canciller.

Víctor Hugo Godoy Morales, actual presidente de la Copredeh, quien en 2001 fue destituido ipso facto del mismo cargo de presidente de la Copredeh, en medio
de las reuniones del Consejo de DD. HH. de Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, ha venido ejerciendo la representación del Estado a su sabor y antojo ante la CIDH
y ante la Corte Interamericana de DD. HH. en cuyo seno se substancian controversias y litigios contra el Estado de Guatemala.

Por cierto, ha trascendido que Godoy Morales, por sí y ante sí, sin ser abogado y en representación del Estado de Guatemala, dentro de un proceso reciente que se substanciaba ante la Corte Interamericana de DD. HH., renunció al diligenciamiento de pruebas de descargo a favor del Estado de Guatemala que habían sido propuestas y sustituyó la oposición a la demanda contra Guatemala por la aceptación de los hechos y de la reclamación. Sin duda, una grave actitud procesal que debe ser investigada, a fin de deducirse las correspondientes responsabilidades legales.

Por otro lado, se señala a la Copredeh, bajo la conducción de Godoy Morales, que, en vez de alentar la resolución pacífica de los conflictos en el interior del país, a través de la conciliación y la mediación, alienta la confrontación.

Finalmente, cabe recordar que en el Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado para el ejercicio 2017, se asignó a la Copredeh un presupuesto de gasto que asciende a la suma de Q208.1 millones, lo que supone un aumento del 51 por ciento con respecto al presupuesto de gasto asignado para el año 2016 (Q137.8 millones), extremo que es ilegal, ya que no puede asignarse fondos a una comisión presidencial.

Sin embargo, la Procuraduría General de la Nación, el Ministerio Público y la Contraloría General de Cuentas no han dicho ni pío en materia de las actuaciones ilegales de la Copredeh, ni tampoco sobre la ejecución de gasto público a su cargo.

Etiquetas: