Domingo 12 DE Julio DE 2020
Opinión

Morales sigue escuela de Berger

Él en escena. Otros gobiernan.

 

Fecha de publicación: 19-01-17
Por: Helmer Velásquez

A propósito del primer año de ejercicio público del doctor Morales Cabrera, no pude dejar de recordar a otro estadista contemporáneo: Oscar Berger Perdomo, y su peculiar forma de ejercer la Presidencia, basado en ocurrencias, muchas de ellas verdaderas “metidas de pata” que Eduardo Stein se encargaba de matizar. Aquel personaje era percibido simpático, buena onda, bien intencionado, dedicado a andar inaugurando puentes, chorritos, seminarios empresariales, ferias y fotos con edecanes. Absolutamente despreocupado de los deberes de la Jefatura de Estado. No se complicó con la economía, la dejó a cargo de sus colegas de La Cañada; la educación a las Fundaciones Empresariales. La seguridad a aquel Ministro y Jefe de Policía, sospechosos de apañar el crimen de los Diputados Salvadoreños y haber facilitado la “extraña” muerte de los hechores materiales. Se les señaló –incluso– ser cómplices en el <robo del siglo> acaecido en la “Aurora” y aún así presumió –Berger– en sus informes: haber reducido la criminalidad.

Todo indica, que el jovial Jimmy, es discípulo de la escuela de gobierno “Bergeniana”. Cedió, sin el menor empacho la dirección de la economía a los propietarios e inquilinos del Edificio de la Cámara de Industria. Los chafas deciden lo que mejor les parece; eso sí procura hacerles asignaciones presupuestarias por diversas vías (los chapuces en carreteras una de ellas). El Comandante General se solaza en sus desfiles y zarabandas, y como a su mentor: la agricultura y los campesinos le preocupan poco. Continúa la “descampesinización” del campo. Jimmy por ignorancia. Berger por mandato empresarial. Berger logró un crecimiento sostenido de pobreza y pobreza extrema, vamos por la misma senda ahora. Fiel a los dictados empresariales. Jimmy, mantiene la obediencia debida. A Berger los Acuerdos de Paz le parecían un cuento chino al doctor Morales Idem. Igual que Neto Bran, no los habrán leído. Menos interpretado. Ambos dejan que otros gobiernen, y entienden por visión de país la agenda empresarial. Se apoyan en mafiosos para gobernar en calma. Son dicharacheros y “sacan” la risa. Saben poco de política y les interesa menos.

Sin duda, los <profundos> pensamientos de Berger Perdomo, han calado hondo en el doctor Morales Cabrera. De seguir así, los resultados están a la vista: incremento de pobreza, desempleo, migración y violencia. Muerte de jóvenes y trabajadores. Criminalización de la organización social. Continuación del auge extractivista con degradación ambiental. Institucionalidad pública sin norte. Democratización estancada. Prolongación de un modelo económico caduco y perverso. Malaya la escuela Arevalista/Arbencista. Por ahora: el show debe continuar.