Viernes 13 Enero 2017
Opinión

Cuquitos, golosinas y chanclas

A la gente no le molesta que la basura esté ahí.

 

— Luis Figueroa

Cuando uno viaja por Guatemala una de las cosas que más impresionan es lo inmundo que está todo. Carreteras, playas, ríos, bosques, barrancos llenos de inmundicias que no llegan ahí solitas. Llegan a esos lugares porque la gente inmunda la tira ahí.

Acabo de estar en una finca preciosa, con bosques encantadores y, ¿dónde crees que se hallan tirados los botes de aceite para automóvil, las bolsas de golosinas y los juguetes aplastados? Cerca de donde vive la gente que trabaja en el lugar. Esas cosas no llegan, ni se quedan ahí por sí mismas. La gente las tira ahí, y no las recoge cuando las ve. Uno sospecha que a la gente no le molesta que la basura esté ahí porque si le molestara, ¿la recogería?

En el edificio donde vivo, a pesar de que hay depósitos prácticos para la basura, nunca faltan las bolsas puestas en el piso –al lado de los depósitos– y los pisos del área chorreados. Eso ocurre porque hay gente inmunda a la que no le incomoda ese estado de cosas.

En estos días hay tres iniciativas, en el Congreso, para regular el uso de plásticos; y un alcalde –¿o emperador?– dispuso prohibir el uso de bolsas plásticas y el de duroport en su municipio. Mucha gente cree que las leyes pueden resolver problemas como este y no falta quien crea que los productos biodegradables pueden solucionar la presencia de los empaques plásticos en el ambiente; pero, ¿sabes que los productos plásticos biodegradables cuestan tres veces más que los normales?

¿Por qué crees que el material plástico es exitoso? Porque su uso es ventajoso para ti. ¿Recuerdas cuando el shampoo venía en envases de vidrio y se resbalaba en la ducha? ¿Has transportado víveres en bolsas de papel un día lluvioso? ¿Ya compraste tus bolsas reutilizables en el supermercado? El lobby antiindustrial la ha cogido contra las bolsas plásticas porque estas son evidentes, y su presencia es difícil de ignorar. Empero hay otras basuras que andan por ahí y nadie dice cuio. ¿Por qué no hay iniciativas de ley contra los empaques de cuquitos, los de golosinas fritas, o las chanclas? ¿Por qué no hay contra las palanganas? ¡Ups, tal vez es cuestión de tiempo!

luisfi61.com