Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Opinión

“Cosas gruesas, pero gruesas”

— Editorial
Más noticias que te pueden interesar

En una reciente entrevista radial, el todavía presidente del Congreso, Mario Taracena, diputado de la UNE, entre otras cosas, señaló que contra el gobierno de la UNE (presidido por Álvaro Colom) no había nada y aceptó que él, como presidente de la Comisión de Finanzas del Congreso, en 2010, había favorecido la exoneración de impuestos a las empresas privadas participantes en el proyecto del Transurbano (que se tradujo en que el Fisco dejó de percibir Q700 millonesen concepto de aranceles de importación e IVA), el cual calificó como un “proyecto estratégico” del régimen de Colom (2008-12). ¡Ajá!, dijo un proyecto estratégico.

Esto contrasta con lo dicho por Taracena cuando la CICIG reveló

el financiamiento electoral ilícito de la UNE durante el régimen de Colom.En aquella oportunidad, Taracena expresó que durante el régimen de Colom habían ocurrido “cosas gruesas, pero gruesas”, lo que se interpretó como escándalos de corrupción o grotescos e insospechados ilícitos penales, extremo que, inmediatamente, redundó en que la opinión pública exigiera al Ministerio Público (MP) que llamara a declarar a Taracena como testigo de cargo, para que revelara esas “cosas gruesas, pero gruesas” que ocurrieron durante la gestión de Colom.

En todo caso, cabe recordar que, a mediados de julio de 2015, la CICIG, en un comunicado, expresó: “Durante la administración de Álvaro Colom operaron por lo menos dos estructuras de financistas que se beneficiaron con el ejercicio del poder: a) Gloria Torres: Una de las estructuras de corrupción más cercanas a la Presidencia fue la que construyó la hermana de la entonces esposa del presidente, Sandra Torres. La señora Gloria Torres, quien fue una de las fundadoras de la UNE y tuvo a su cargo la organización del partido. Ello le permitió relacionarse con todos los candidatos  alcaldes y alcaldes en funciones de esta organización; y b) Obdulio Solórzano Montepeque: Lo que se presenta es la participación de un presunto miembro de un grupo dedicado al narcotráfico en posiciones importantes de gobierno. Solórzano, financista de la UNE, fue postulado y electo, en 2003 y por este mismo partido, como diputado por Escuintla; a principios del gobierno de Álvaro Colom, fue nombrado director de Fonapaz. Su gestión al frente de esta entidad estuvo caracterizada por denuncias de corrupción (…)”.

Asimismo, ha trascendido que durante el régimen de Colom ocurrió el trasiego continuo de dinero en efectivo a través de la oficina de protocolo del Aeropuerto La Aurora, así como el multimillonario negocio del Transurbano, mediante el cual ilícitamente se aportaron recursos estatales a empresas privadas, a través de una asociación civil ad hoc, y con recursos estatales se adquirieron buses con sobreprecio en Brasil, que entendemos ya está siendo investigado por el MP.

Taracena también dijo que sabe quiénes son los actuales “narcodiputados”, es decir los congresistas que están vinculados al narcotráfico, y que no lo denuncia porque tiene miedo.

En nuestra opinión, lo que procede es que Taracena deje de hablar a medias y que cuente la verdad completa, o sea lo que efectivamente sabe, sobre las “cosas gruesas, pero gruesas” que ocurrieron durante el régimen de Colom y sobre las identidades y evidencias que tiene contra los presuntos “narcodiputados”; y, además, que lo denuncie ante el MP, para que se inicie la persecución penal que corresponde. ¡Atrévase diputado Taracena!

Etiquetas: