Domingo 17 DE Febrero DE 2019
Opinión

Aumento de salarios por decreto

— Editorial
Más noticias que te pueden interesar

El régimen de Jimmy Morales, mediante el Acuerdo Gubernativo

# 288-2016, aumentó los salarios mínimos de las actividades agrícola, no agrícola, exportadora y de maquila, bajo el sempiterno argumento inflacionario. Sin duda, el actual gobierno, en su afán por compensar a los trabajadores por la pérdida del poder adquisitivo de sus salarios nominales, por razones inflacionarias, decide, una vez más, obligar a los patronos a elevar los salarios, sin importar si estos están o no en condiciones de asumir dichos costos operacionales.

Evidentemente, el régimen de Morales hace caso omiso de la crisis económica en que se encuentra sumido el país, derivada de las erráticas medidas económicas adoptadas por los gobiernos de Colom, Pérez Molina y Morales, que, en lugar de apuntalar la reactivación económica, sofocaron más la economía, a base de impuestos antieconómicos, despilfarro, privilegios ilícitos (contrabando, defraudación aduanera) y saqueos, al extremo que en este año la cantidad de empresas y centros de trabajo cerrados o quebrados es mayúscula, sin perjuicio de los patéticos y caóticos niveles de desinversión, debido a la incertidumbre jurídica y a la escandalosa corrupción en el sector público.

La mejor manera de que los trabajadores mejoren sus condiciones de vida es a base de preservar los puestos de trabajo y de que no se erosione su salario real, por vía inflacionaria. Sin embargo, el actual gobierno está propiciando todo lo contrario. La pérdida de trabajos por el cierre de empresas y la pérdida de competitividad en el extranjero de productos de exportación nacionales es la constante, debido a los incontables obstáculos, trabas, desincentivos y costos que la ineficiencia gubernamental les impone a los exportadores.

Lo más probable entonces, a raíz del incremento de los salarios por decreto, es que las empresas que no precisamente están bonancibles, sino que, por el contrario, están simplemente sobreviviendo, para no perder más, lo cual es lógico, se verán estimuladas a suprimir plazas de trabajo o, simplemente, a cerrar, lo cual redundará en más desempleo. Es decir que el nuevo aumento de salarios por decreto, aunque en apariencia es positivo, en la realidad es un eufemismo, y nuevamente tendrá efectos nefastos para los trabajadores.

Sin duda, el régimen Morales no entiende que la única manera que todos ganemos más (trabajadores, empresarios, profesionales, educadores, etcétera), es estimulando la inversión productiva, el emprendimiento y la expansión económica, lo cual redunda en la generación de nuevas fuentes de trabajo, así como garantizando un ambiente de certidumbre, tranquilidad y estabilidad propicio para los negocios y la contratación, y que favorezca el crecimiento económico y el mejoramiento de los servicios públicos esenciales.

Etiquetas: