Viernes 22 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Otra decisión absurda de la ONU

Los estados miembros prefieren pasar resoluciones contra la única democracia de Oriente Medio.

Fecha de publicación: 03-01-17
Por: Yoav Katz*

Hace dos semanas, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución en la que llamó a  Jerusalén Oriental, Judea y Samaria  como “tierras ocupadas.”

Esta es otra decisión absurda de la ONU que se asemeja a una decisión similar adoptada en la UNESCO en octubre del año pasado, que negó la conexión del pueblo judío a la Ciudad de Jerusalén.

Desafortunadamente, los estados miembros de la ONU prefieren pasar resoluciones contra la única democracia en Oriente Medio, en vez de tratar de resolver los verdaderos problemas de la zona.

Solo para ofrecer un ejemplo de la actividad  absurda de la ONU, es importante mencionar que, aunque no se hizo ninguna acción concreta para detener la guerra civil en Siria, que inicia su sexto año de duración y hasta ahora ha causado la muerte de más de medio millón de personas, diferentes  agencias de la ONU adoptaron más de 20 resoluciones anti-israelíes, sólo en los tres últimos meses.

Aparte de actuar de manera parcial contra Israel o su renuencia a respetar la historia mundial y la historia judía, los estados miembros de la ONU no promueven la paz al adoptar estas decisiones. Por el contrario, cada decisión que se acepta sólo hace que la paz sea más difícil de lograr.

Como consecuencia de la decisión Palestina de no reconocer el derecho de existir del Estado Judío, en los últimos años los palestinos decidieron tratar de resolver el conflicto vía foros internacionales, rechazando la oportunidad de negociar directa y personalmente con sus colegas israelíes. Cada aparente victoria obtenida en foros internacionales, solo intensifica la falta de voluntad de los palestinos de negociar
directamente con los israelíes.

Si la comunidad internacional realmente quiere solucionar el problema, necesita motivar a los palestinos para que regresen a la mesa de negociación directamente con Israel. La única manera de motivar a los palestinos para regresar a la Mesa de negociación es dejar de apoyarlos en los foros internacionales.

Todos tenemos que ser honestos con nosotros mismos y admitir que la verdadera razón para continuar el conflicto, es que los palestinos nunca han aceptado la presencia de un Estado Judío en el Medio Oriente.

Dada esta negación para aceptar al Estado judío,  siempre se opusieron a las propuestas Internacionales en el pasado para solucionar el conflicto, y en los últimos años también rechazaron los planes que presentaron diferentes gobiernos en Estados Unidos (incluso el plan del presidente Obama de marzo de 2014).

Si la comunidad internacional quiere lograr una paz duradera, debería dejar de condenar a Israel para asegurarse de que los palestinos comprendan que el único camino a seguir es reconocer el hecho de que sus vecinos judíos están aquí para quedarse.

*Jefe adjunto de Misión, Embajada de Israel