Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Israel frente a tirios y troyanos

La diplomacia israelí, que es de las más eficientes y eficaces del mundo.

— Luis Fernando Andrade Falla
Más noticias que te pueden interesar

El viernes 23 de diciembre pasado en las vísperas de la celebración de la Navidad y de Janucá, el Gobierno de Israel perdió un significativo y trascendental pulso diplomático, al no poder disuadir a los países miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de aprobar la Resolución 2334, que condena a Israel por la construcción de asentamientos en territorios palestinos y en Jerusalén Oriental, hechos, que conforme a esta resolución, constituyen una flagrante violación del derecho internacional.

La diplomacia israelí, que es de las más eficientes y eficaces del mundo, basada en la experiencia del proceso complejo que llevó a la fundación del Estado de Israel, llegó en un momento dado, por la gravedad de las implicaciones políticas, jurídicas y económicas de esta resolución, a recurrir al presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, una gestión extraordinaria y extrema al margen del gobierno del presidente Barak Obama, para interceder ante el presidente de Egipto, Abdelfatah Al-Sisi, a que su país pospusiera la presentación de la referida resolución. Egipto como miembro del Consejo de Seguridad accedió a esta solicitud inusual, pero otros tres países miembros de diferentes concepciones políticas: Nueva Zelandia, Senegal y Venezuela, retomaron la resolución, que fue presentada y aprobada posteriormente incluyendo para ello el voto de Egipto.

Sin embargo, la votación de la Resolución 2334 pudo haber quedado sin efecto, sí los Estados Unidos en lugar de abstenerse a votar, hubieran ejercido su poder de veto en el Consejo de Seguridad, como lo venía haciendo cada vez que se presentaba este tipo de resolución condenatoria contra Israel.

El presidente Barak Obama en una entrevista a la historiadora, Doris Kearns Goodwin, publicada en la revista Vanity Fair en noviembre pasado, hizo una confesión sobre sus decisiones en relación a la situación de Siria que podría aplicarse a esta decisión del Consejo de Seguridad que condena a Israel. Obama decía haciendo un ejercicio franco de retrospectiva, “la situación en Siria me persigue constantemente. Yo diría que de todas las cosas que han pasado durante mi presidencia en la que han muerto cientos de miles de gentes, millones que han sido desplazados, me he preguntado a mí mismo qué hubiera hecho diferente a lo largo del curso de los últimos cinco, seis años”.

El presidente Obama al que le quedan 21 días al frente de la Casa Blanca, continuó en la entrevista con sus reflexiones diciendo, “Pero me pregunto a mí mismo, ¿habrá habido algo que no hubiera podido pensar? ¿Habría alguna movida más allá de lo que me hubieran presentado a mí que talvés Churchill hubiera podido ver, o un Eisenhower lo hubiera imaginado?”.

La administración Obama deja un Medio Oriente en que los Estados Unidos ya no son los únicos actores predominantes en esta región del mundo. Sus alianzas tradicionales con países amigos como Turquía, Arabia Saudita y otros del Golfo Pérsico se han debilitado seriamente. La presencia de Estados Unidos en Irak y en Siria no es determinante. Y deja la relación con Israel, el aliado principal de la región, con un sentimiento de frustración. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, al criticar severamente a la Administración Obama por haber permitido la aprobación de la Resolución 2334, dijo “han realizado una vergonzosa maniobra antiisraelí en la ONU. La resolución no sólo no acercará la paz (con los palestinos) sino que la dañará”.

En este contexto de declive y de debilitamiento de alianzas se fortalece en Medio Oriente la presencia y rol de la Federación de Rusia. En la Resolución 2334 se le reconoció explícitamente su iniciativa a favor de la paz entre israelíes y palestinos. Un espacio más de presencia en Medio Oriente. Rusia ha sabido con creatividad mantener equilibrios y canales de comunicación con todos y cada uno de los actores de la región incluyendo al futuro presidente de los Estados Unidos.

Israel mientras tanto tuvo que sufrir en las Naciones Unidas una derrota diplomática frente a tirios y troyanos.

Les deseo un Feliz Año Nuevo 2017.

Etiquetas: