Sábado 18 DE Noviembre DE 2017
Opinión

En recuerdo de la URSS

Recordemos a los millones de muertos.

 

— Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

¡Hace 25 años!, el 9 de diciembre de 1991 fue disuelta la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y esta es una fecha para recordar y celebrar.

Para los que vinieron tarde (como decían los viejos “chistes” de El fantasma) aquel abominable experimento del socialismo real costó casi 62 millones de muertos según un estudio del profesor R.J. Rummel, de la U. of Hawaii. Dicho estudio abarca desde 1917 hasta la era post-Stalin e incluye muertos por causas diversas como los períodos de terror, hambrunas, deportaciones, guerras y campos de trabajos forzados. Según el Libro negro del comunismo, solo la hambruna rusa de 1921 costó 5 millones de muertos; la Gran purga de 1936-1938 costó 690 mil muertos; la hambruna en Ucrania costó 6 millones de muertos para que te hagas de una idea.

¡Pero la URSS puso el primer satélite artificial alrededor de la Tierra y en la URSS la educación y la salud eran gratuitas! Así dirán los que arguyen cosas parecidas para defender la tiranía vesánica de Fidel Castro. Lástima que los que fueron asesinados en los campos de trabajo forzado, o los que murieron de hambre no tengan algo que decir al respecto.

En la República Popular de China, por cierto, la ideología que costó 62 millones de muertos en la Unión Soviética, costó casi 77 millones de cadáveres. Vale la pena anotar ese dato porque aquellas millonadas de muertos del socialismo no deberían ser olvidadas.

Vale la pena recordar que aquellas millonadas de muertos son del socialismo real, del socialismo científico y del socialismo marxista-leninista y maoísta, porque en Guatemala, cada 1 de mayo y cada 20 de octubre, hay grupos de gente que pintan hoces y martillos en las paredes de la zona 1. Porque aquí hay grupos de gentes que cometen acciones de violencia –como bloqueos– mientras enarbolan imágenes del Che Guevara y las ominosas hoces y martillos. Porque aquí no han faltado quienes le perdonen los muertos a los Castro, porque en la isla prisión, “la salud y la educación son gratuitas”.

Para que no se repita aquel horror, celebremos el colapso de la URSS y recordemos a los millones de muertos que dejó el socialismo real.

luisfi61.com