Jueves 21 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Tres resultados importantes

Los países del primer mundo, tienen como prioridad a los países del primer mundo.

Fecha de publicación: 03-12-16
Por: Jaime Francisco Arimany

El último trimestre del 2016 se recordará en el futuro por tres resultados no esperados: la derrota en Colombia del acuerdo de Paz, la victoria electoral de Donald Trump y el mantener sin cambios la Constitución de Guatemala.

El pueblo colombiano tuvo el tiempo necesario y el liderazgo del expresidente número 114 desde su independencia Álvaro Uribe Vélez, quien se opuso a su sucesor Juan Manuel Santos Calderón, al que se puede ver en una foto que está circulando en WhatsApp, en sus años mozos, acompañado por destacados políticos latinoamericanos, reunidos en Cuba para participar en un proyecto que Fidel Castro estaba organizando, que consistía en lograr tener una América Latina unida bajo un sistema comunista.

La derrota que sufrió el Gobierno colombiano y la guerrilla, dio inicio a la oportunidad que tenemos los latinoamericanos de hacer cambios sociales importantes, que no sean un espejismo. Es hora de que tengamos un sistema de gobierno de acuerdo a la tecnología del tercer milenio; debemos entender que la igualdad solo sirve para llevar a la población al nivel más bajo y que la única manera en que todos suban, es a través de ideas y sistemas nuevos, llevadas a cabo con el apoyo de la población en general y liderado por individuos con integridad y preparación.

Era idea general que el candidato Trump no llegaría a la Presidencia y, ante el asombro de los medios de comunicación, derrotó a una candidata demócrata apoyada por un presidente que entrega el puesto con opinión favorable. El presidente electo, no se anda con mentiras e hipocresías, nos afirma lo que hace tiempo hemos señalado; los países del primer mundo, tienen como prioridad a los países del primer mundo; nos han manejado como se les da la gana, intervienen en nuestras naciones haciéndose pasar por estar preocupados por la pobreza en nuestros países y evitando que seamos su competencia.

Sabía usted que el presidente Roosevelt se opuso a los sindicatos del Estado y que cuando los países hoy ricos se desarrollaron no tenían salarios mínimos, Alemania los tuvo hasta el año 2015, Angela Merkel los aprobó para poder seguir en el poder; creo que en el fondo fue para garantizarle a los trabajadores alemanes que, en las tareas que ellos realizan y que pueden ocupar los emigrantes que han llegado, estos no tengan la primera oportunidad.

La Constitución de la República no fue cambiada, en realidad son leyes y principios generales, para hacerlo se debe analizar todos los pros y los contras. Los diputados recibieron presiones de extranjeros, aunque sea de “países amigos”, a pesar de estar prohibida la interferencia de cualquiera al foro de representantes; debemos copiar lo que realizan los países desarrollados, antes de poner una ley en toda la nación, legislan para pocos Estados, ven los resultados y si hay problemas corrigen los errores, por ello, en Guatemala, se pueden experimentar las nuevas leyes, con mayor razón si se quiere cambios constitucionales, para probarla en unos seis municipios de diferentes regiones, encontrar los problemas que puedan surgir y corregirla.

Si queremos tener éxito en eliminar la pobreza, es indispensable tener planes de trabajo de por lo menos 20 años, presentados por el Ejecutivo, supervisados, aprobados al Congreso, revisar los resultados cada seis meses; para que al final de cada año sean evaluados y publicados, si falló, con explicaciones del porqué si no se cumplieron las metas, proponiendo los cambios.