Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Crónica de una Amenaza Anunciada

Fecha de publicación: 03-12-16
Por: Editorial

Unos cuantos días antes que se celebraran las elecciones en EE. UU. se vaticinaba lo peor para la economía mexicana en caso Trump resultara electo. Se especulaba que el tipo de cambio podría llegar a los 25 pesos por dólar; que la economía podría decrecer más del tres por ciento en 2017; y que las tasas de interés aumentarían abruptamente. Casi un mes después de la victoria del candidato republicano, la realidad, ciertamente, se ha tornado más oscura y difícil para México pero no ha llegado a ser tan grave como se creía originalmente. El tipo de cambio está a 21 pesos por dólar; el Banco de México subió su tasa de referencia de corto plazo de 4.75 por ciento a 5.25 por ciento; y, se revisó hacia la baja la proyección de crecimiento para 2017.

La victoria de Trump, aunque ha tenido un importante impacto negativo en el corto plazo sobre la economía mexicana, no ha sido tan grave como originalmente se creyó. Lo cual no quiere decir nada acerca de lo que pueda suceder en el futuro, de cumplir sus promesas el presidente electo de EE. UU. Posibilidad que autoridades y sector productivo mexicano, después de lo que han vivido durante las últimas semanas, saben bien no pueden dejar en manos del destino y no prepararse ante tal eventualidad. Cuestiones que en nuestro país ni siquiera se empiezan a discutir, mucho menos empezar a preparar posibles vías de respuesta ante una súbita reducción en los flujos migratorios hacia EE. UU.; el repudio al DR-CAFTA, que en sus elementos más básicos es similar al NAFTA que Trump piensa desconocer; o la reducción significativa en los flujos de remesas hacia el país.

La mediana buena situación económica que hoy goza la región podría verse afectada seriamente de la noche a la mañana. Los factores anteriores son capaces de causar un tsunami económico en cualquiera de los países desde el Río Bravo hasta el Darién. Si bien existe la posibilidad que Trump no cumpla todo lo que prometió en campaña, la sola posibilidad que ocurra este tsunami debería ser razón suficiente para diseñar, individual y regionalmente, una estrategia de respuesta. Las palabras de Ernesto Domenech en su ensayo sobre la migración en Argentina, utilizadas como título de este editorial, revelan bien que sería una negligencia temeraria cruzarse de brazos y esperar a que Trump no cumpla sus promesas o a que nos arroje un salvavidas cuando nos estemos ahogando.