Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Llegamos a la encrucijada anunciada

Información y desinformación.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

En mayo escribí el artículo ¿El clamor popular? En el cual sugerí la necesidad de reflexionar y actuar con madurez, en relación a las reformas constitucionales que se anunciaban por esa fecha. Advertí, que “Si la coyuntura nos tiene pegados a la pared al grado de renunciar a autogobernarnos, entonces modifiquemos la estructura por medio de una Asamblea Nacional Constituyente. Convocar una Asamblea Nacional con poderes soberanos, favorecerá el encuentro entre las diferentes visiones (Maya, Garífuna, Xinca y Ladina) del país. Evitemos las respuestas coyunturales, no hacerlo es traicionar el clamor popular por el cambio o quizás debemos aceptar, que nunca hubo tal clamor y todo fue manipulado hábilmente al estilo de Goebbels”.

Políticos y funcionarios estatales, justifican o evaden su responsabilidad por el fracaso de sus acciones, pretextando que estas respondían al clamor popular. Creo en el clamor popular que exige seguridad, salud, educación y trabajo. Pero, me es difícil aceptar reivindicaciones colectivas, puras y espontáneas sin relación con las necesidades citadas anteriormente, ya que siempre son direccionadas por quienes buscan mantener o tomar el poder para sus propios fines.

En la actualidad estamos en la encrucijada anunciada. Salir inicialmente de la misma es responsabilidad del Congreso de la República, aprobando las reformas propuestas por grupos sectoriales; luego le corresponderá al “Supremo” –al pueblo– manifestar su aprobación o desaprobación, sin más información que la difundida por los medios de comunicación social y por los entes interesados en el “Sí” o en el “No”. Los resultados de la encuesta vía (494 vía Twitter) publicada por Prensa Libre confirman lo anterior. El 11 por ciento conoce el proyecto de reformas al sector justicia y no lo conoce el 89 por ciento. Por votación (360) el 56 por ciento no sabe “Nada”, 32 por ciento “Muy poco”, 7 por ciento “Lo suficiente” y el 5 por ciento está “Muy bien informado” (28Nov2016).

Para lograr un buen resultado, es necesario superar la falta de información y desinformación mediante una masiva campaña informativa, además de definir una forma sencilla, para que los guatemaltecos seleccionen las reformas que consideren pertinentes. Decantarse simplemente por un “Sí” o por un “No”, es ir al fracaso y, en consecuencia, irremediablemente a una Asamblea Nacional Constituyente, a la que tanto pánico le tienen la izquierda, la derecha, el centro y otros sectores, así como países amigos.

Etiquetas: