Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Agricultura en la miseria

Agenda rural 2016-2020,  sin financiamiento.

 

— Helmer Velásquez
Más noticias que te pueden interesar

Obviamente no me refiero a la actividad económico/cultural, que con su propio esfuerzo desarrollan más de un millón de familias guatemaltecas, vinculadas a la agricultura: Aquellos hombres y mujeres que alimentan a esta sociedad. Sí, la misma que no les reconoce. Que subestima su aporte. Que no tiene idea de lo que sucedería sin un día desapareciera la agricultura a pequeña escala en este país. Que discrimina a las familias productoras y cuando aglutinados en Movimientos Campesinos se movilizan, son satanizados. Se alegra esta sociedad, cuando los Irigoyen y similares, los reprimen. Los productores a pequeña escala operan, en un contexto nacional, internacional y climático adverso. Son los que dan vida al país, sostienen y cuidan de la naturaleza. Otros la depredan. Con el Estado no cuentan. Arzú Irigoyen, con financiamiento del BID prácticamente liquidó el Ministerio de Agricultura. Lo redujo a una función principal: colaborar con los exportadores, para satisfacer requisitos fitosanitarios, que exige el mercado internacional.

Para los productores a pequeña escala, se dejó: bolsas de alimentos –entregadas de cuando en cuando– y mascaradas institucionales: Pro rural. Programa de Apoyo a la Agricultura familiar. Con cero resultados. Jimmy Morales no ha querido quedarse atrás, y en la más “sana” ingenuidad ¿o perversa demagogia? lanzó la semana anterior, la Agenda Rural 2016-2020; entre cuyos ejes principales, aparecen: educación, seguridad alimentaria, atención primaria en salud, agricultura familiar, agua y saneamiento, caminos rurales, disminuir desnutrición, contaminación y pobreza. ¡Todo un plan de gobierno¡ Ahora bien, la realidad es otra: en la misma semana del lanzamiento de la Agenda Rural, el Congreso de la República, propone recortar más de doscientos millones al presupuesto MAGA 2017. Solo deja para burocracia y funcionamiento. Esto significa que el eje agrícola. El principal de la Agenda Rural. No tiene recursos financieros, ni entidad especializada a cargo. El MAGA solo sirve para “regalar” comida, cupones y corruptela. Es decir, el campesinado, deberá, esperar: famélico, hambriento y desnutrido.

Que la agenda rural no se agota en lo agrícola, obvio, pero nadie podrá negar el peso, que para el combate a la desnutrición y la generación de empleo, tiene la producción familiar. En términos prácticos, esta actividad y remesas son los pilares de la economía popular en el campo. Así Presidente o convence a los tribunos que supone leales, de incrementar el presupuesto para agricultura –en vez de reducirlo– o pasará a la historia, como sus antecesores: político inepto para generar medidas de Estado, que desencadenen desarrollo popular. Otra mueca de política.

Etiquetas: