Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

Propósito

Pasión y preservación como modelo de vida.

 

Fecha de publicación: 14-11-16
Por: Luis Fernando Cáceres

Interés es la semilla de la pasión. Al menos eso es lo que cree Angela Duckworth, una profesora de psicología en la Universidad de Pensilvania que ha estudiado los factores que mejor explican la capacidad de una persona para lograr los resultados que se propone. Ella y sus colegas han encontrado que, independientemente del entorno o de la actividad, la habilidad de preservar es la característica que mejor explica la consecución de metas. Ella lo llama Grit y en ese vocablo trata de aglutinar tres destrezas: propósito, firmeza de carácter y tolerancia.

Duckworth, a través de su trabajo investigativo, ha demostrado adecuadamente cómo las destrezas de sostenibilidad (mantener enfoque e interés en la adquisición de una meta de largo plazo) y autocontrol (la regulación voluntaria de impulsos que favorecen satisfacciones inmediatas) son las mejores generadoras de éxito.  En su libro Grit: El poder de la pasión y la preservación, ella explica cómo llegó a esa conclusión, pero además provee herramientas puntuales para generar estas habilidades.

Siendo un ávido lector de biografías, puedo decir con soltura que el factor común que une a los individuos que logran cambiar su entorno es la visualización. Es decir, esas personas realmente creen muy profundamente que están destinadas a lograr ciertas proezas. Es esta certeza combinada con el amor por la actividad a la que se dedican,  la que les permite luego mantenerse firmes, casi obstinadamente, en el camino que han elegido.

No estoy abogando por una vida centrada principalmente en la conquista de metas al explicar arriba las bondades del trabajo de la Dra. Duckwoth. Ella misma contesta que no es trabajo de la ciencia responder qué es más importante el éxito o la felicidad. Esa respuesta más bien es dependiente del set de valores de cada persona. Sin embargo, me gustaría proponer que ambos fines pueden estar alineados. Ciertamente, es posible ser exitoso en actividades que uno no necesariamente ama, pero lo trascendental radica en combinar ambas, es decir encontrar actividades que lo maravillen a uno al tiempo que uno desarrolla esa habilidad de enfoque que lo llevará a uno a través de obstáculos y fracasos.

La lectura de Grit es realmente reveladora y fascinante. Se la recomiendo firmemente.