Martes 19 DE Febrero DE 2019
Opinión

Clinton contra Trump por la presidencia de Estados Unidos

Florida, Pensilvania y Colorado serán clave en la elección presidencial de Estados Unidos.

 

— Phillip Chicola
Más noticias que te pueden interesar

Hillary Clinton y Donald Trump protagonizarán hoy la elección presidencial más atípica de las últimas décadas, que enfrenta a los dos candidatos más impopulares de la historia reciente.

Si bien a lo largo de la carrera electoral Clinton lideró las encuestas, durante la última semana, las mediciones de opinión pública indican que la carrera se ha cerrado significativamente. De acuerdo a Real Clear Politics, el promedio de las principales encuestas al 6 de noviembre arrojaban un diferencial de 2.5 por ciento en favor de la candidata demócrata.

No obstante, en el sistema electoral norteamericano, las encuestas de opinión nacional son meramente referenciales, dado que el candidato más votado no necesariamente gana la presidencia, como ocurrió con Al Gore en el 2000. Con el interés de evitar la tiranía de la mayoría, los padres fundadores diseñaron un modelo de elección indirecto, según el cual, al Presidente lo designa un Colegio Electoral cuyos integrantes son electos por la ciudadanía.

En este sistema, cada Estado tiene un número de electores igual a la suma de senadores y congresistas que le representan ante el Congreso. En casi todos (salvo Nebraska y Maine), quien obtiene la mayoría de votos a nivel popular, se lleva todos los electores. Por ello, ganar en California (55), Texas (38), Florida (29), Nueva York (29), Pensilvania (20) resulta más importante que ganar en los Estados del centro que aportan pocos electores al Colegio.

De acuerdo con las últimas estimaciones, Clinton tendría asegurado un total de 203 electores (provenientes de California, Nueva York, Illinois, Nueva Jersey, Massachusetts, Maryland y el estado de Washington). Mientras que Trump llega al día de las elecciones con un estimado de 164 electores (provenientes de Texas, y la mayoría de Estados pequeños del centro como Kansas, Nebraska, las Dakotas, Wyoming, Misuri y otros).

Si bien se estima que Trump podría ganar en un conjunto de estados bisagra, como Ohio, Georgia, Carolina del Norte, Arizona, Nevada, Iowa y Maine, ganar dichos Estados no le alcanzaría para llegar al número mágico de 270 electores que se requieren para ganar la presidencia. En cambio, Clinton sí llegaría a los 270 si materializa su ventaja en Pensilvania, Michigan, Virginia, Nuevo México, Colorado y Nuevo Hampshire o Florida. Eso quiere decir que el único escenario en el que Trump le daría la vuelta a Clinton sería si el candidato republicano logra revertir la ventaja de la demócrata en Florida (donde Clinton lidera por 1.0 por ciento), o la sumatoria de Pensilvania y Colorado (donde Clinton lidera por 2.4 por ciento y 2.9 por ciento, respectivamente).

Salvo los escenarios anteriores, todo parece indicar que Clinton alcanzará el número mágico de los 270 electores. Es justamente por la razón anterior que las estimaciones cuantitativas dan a Clinton más de un 83 por ciento de probabilidades de ganar elecciones.

Etiquetas: