Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Un bello país envidiable, se llama Guatemala

Las comparaciones son odiosas pero a veces necesarias.

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

No se trata de creernos superiores ni ver de menos a nadie, pero como “Chapines” tenemos que reconocer lo maravilloso que tenemos y sacar provecho de ello. Al vivir en Guatemala inmersos en su belleza y bondades las damos por descontadas, pero los extranjeros las aprecian más que nosotros. Un amigo salvadoreño, me decía ”¿Cuánto no diéramos nosotros por tener un puerto en el Atlántico? y la verdad sea dicha tan solo eso nos da ventaja sobre muchos y no le sacamos el provecho que debiéramos. Hace años en un viaje por la Unión Americana con un grupo de jóvenes políticos sudamericanos, escuché lo que ellos hablaban de las ventajas de los países con dos mares. No gozan de esas ventajas Venezuela, las Guayanas, Brasil, Paraguay, Uruguay, ni Chile, ni Perú, ni Ecuador, menos Bolivia país mediterráneo sin salida a ningún mar.

Los océanos más importantes del mundo bañan nuestras costas y nosotros también lo damos por descontado. Viajando por tierra el mismo día podemos estar, en pocas horas, en el Pacífico y en el Atlántico. Y por vía aérea puede ser en una hora que crucemos el país. ¿Hemos hecho algo los guatemaltecos por tener dos mares? No, es solo una ventaja comparativa. Lo mismo sucede con nuestros lagos, sea el que fuere. Si Amatitlán está contaminado, pensemos cuánto daría Israel por tener un lago como ese, ¿qué no harían ahí? Nosotros lo vemos tan de menos y hay muchos que nos lo envidian, qué hubiese dado Disney por un lago como Amatitlán en Orlando, o los desarrolladores de Las Vegas, en el estado de Nevada, en los Estados Unidos. Y aunque usted no lo crea ya quisiera tener Israel no un lago de Amatitlán, un “corredor seco”, donde llueve más que en Medio Oriente.

Pero aún hay más ¿dónde encontramos un país que tenga en tan reducido territorio veintiún volcanes? Ahí podría haber cadenas de paradores y turismo de montaña con todos los deportes que esto permite y si no hay nieve no importa, hay muchas otras cosas para explotar con un poco de imaginación y voluntad.

Cambiando el paisaje natural veamos la parte cultural de Guatemala y lo que nos la envidian muchos, por ejemplo los “Ticos”, ellos que sí saben aprovechar el turismo en esa ficción de selva y belleza tropical que tienen. ¿Qué no harían si tuvieran una ciudad como La Antigua y sus ruinas? Seguro duplicarían su turismo con solo esa ciudad; ya no digamos si tuvieran Zaculeu, Tikal o El Mirador, ¿y nosotros en el tema de turismo? pues… usted dirá.

Otra cosa, con la industria instalada, el comercio, la agricultura vendiendo nuestros productos en todo el mundo, gracias a nuestros emprendedores que van desde la tienda de barrio, hasta las grandes empresas y la moderna banca, gracias al emprendimiento “Chapín estamos “hechos”.

Nuestro gran problema ha sido lo mal que se ha administrado este paraíso. Y nuestra tragedia los políticos ladrones y corruptos, hay que acabar con ellos y retomar el camino de la prosperidad, mejor gente que el “Chapín” no hay, basta verlos triunfando en Estados Unidos. Si invertimos en desarrollo hay futuro en Guatemala.

Etiquetas: