Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Opinión

De la política en EE. UU., España y Venezuela

Y es que las divisiones están a la orden del día en nuestra región iberoamericana.

 

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

La verdad es que Hillary Clinton es la política que puede dar coherencia a Estados Unidos pues  cuenta con el apoyo de la izquierda y los grandes magnates de su país, que luchan contra el outsider Trump, apoyado por la mayoría de hombres blancos. Trump se  asemeja a un miembro de la mafia de los casinos que podría tomar la Presidencia y hacer de la Casa Blanca un sitio parecido a un concurso de Miss Universo con toques de Playboy. Lo que es un contrasentido contra los fundadores de la Unión Americana. Trump, sin embargo, tiene aceitadas sus baterías como cualquier mafioso que hace de las suyas con investigaciones a última hora del FBI que no llevan a ningún lado, pero pueden dañar la imagen de Hillary. Pero ella saldrá avante y le auguro un fuerte éxito en su presidencia por la confluencia de apoyos de la izquierda demócrata y de la elite estadounidense, latinos y negros, una paradoja que hará bien no solo a EE. UU. sino al mundo y a este hemisferio tan lleno de divisiones.

Y es que las divisiones están a la orden del día en nuestra región iberoamericana, como se observa en la propia España. Allí, debido a la corrupción de los principales partidos, el PP y PSOE, se ha pasado del bipartidismo serio a un multipartidismo con Ciudadanos y Podemos en donde el país se encuentra entre la perspectiva del modelo sueco de un partido fuerte al modelo atomizado italiano. A veces las situaciones personales han sido la causa de que no se haya podido establecer un gobierno del PSOE y Podemos derivado de las personalidades fuera de tono que dirigieron el PSOE como Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, dirigiendo Podemos de una manera  errática. Ambos han tenido mal olfato político por su ambición y han llegado a un punto de desencuentro en sus carreras políticas. Ahora el propio Sánchez ha sido acusado de pedir a los magnates españoles de favorecerle luego de acusar al diario

El País de hacer eco de ellos. El tiro le ha salido por la culata. Entretanto, el primer ministro Rajoy logró continuar su pésima gestión gracias a la desunión de la izquierda, donde no hay oposición real. Rajoy así podrá salir adelante por la inercia del sistema.

Entretanto, en Venezuela, el rumbo no puede ser más tenso, buscando un sentido al sinsentido entre Maduro que ha perdido las bases del chavismo y la oposición que ha logrado avances significativos al liberar a sus dirigentes de la prisión, “dame lo mío y toma lo tuyo” mientras se ha retrasado el juicio político contra el presidente Maduro, sin luces, y donde ha sido bienvenida la mediación de la Santa Sede. De mi parte me uno a los periodistas detenidos y pido como otros más por su pronta liberación. Me uno también a que el presupuesto lo controle el Parlamento. Lo importante es que las negociaciones continúen como en Colombia.

Etiquetas: